Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:ALBERTO HERREROS | Jugador del Real Madrid | Real Madrid-Barcelona, el gran duelo de la Liga ACB | BALONCESTO

"En el Madrid he acabado muy quemado"

Alberto Herreros (33 años) se fue al Madrid para ganar títulos. La Copa del Rey lograda con Estudiantes no le bastaba. Seis años después sólo ha engordado la decoración de su casa con una Liga y una Copa Saporta. La perspectiva no parece mejor en este curso. "Esperaba más", reconoce ahora resignado, al tiempo que admite que al final de cada ejercicio termina "quemado" por los resultados.

Pregunta. ¿Qué le pasa al Madrid?

Respuesta. Eso me gustaría saber a mí. Pasamos por una crisis, no jugamos al nivel esperado y hemos perdido confianza. Sobre todo estamos acusando en casa el mal juego y la desunión con el público. No hemos hecho méritos para que nos apoyen, pero no es fácil jugar con tantos pitos.

"Ya me gustaría saber a mí qué nos pasa; hay crisis, no jugamos al nivel esperado y hemos perdido confianza"

P. Parece mejor jugar fuera del Saporta.

R. Hemos ganado más partidos fuera y eso quiere decir algo.

P. ¿O sea que ahora resulta que el público tiene la culpa de los malos resultados?

R. No. Excusas se pueden poner un montón. Pero a mí no me gusta agarrarme a ese tipo de cosas. Este es un equipo de baloncesto con un historial tremendo y no podemos caer en eso.

P. ¿La plantilla tiene suficiente calidad para jugar en este equipo?

R. A lo mejor no tenemos el mejor equipo que ha tenido el Madrid en su historia. Pero si todo el mundo juega como debe, optaremos a los títulos.

P. ¿Y entonces?

R. Hay que estar más unidos y confiar en el que tenemos al lado. Una vez que entramos en el campo debemos olvidarse de todo y dejarse la piel.

P. ¿Hay que fichar a alguien?

R. No puedo decir que si traemos a Jordan esto se va a arreglar. Nos ha jodido, en ese caso me iría yo. No es la solución echar a éste o al otro. Lo que hay que hacer es subir el nivel y mejorar.

P. Fichó por el Madrid para ganar títulos. Pero nada.

R. La verdad es que me esperaba más, sobre todo el primer año. Teníamos un equipazo. El año pasado también y terminamos quintos. Sigo confiando en ganar algún título más.

P. ¿Está quemado?

R. Sí, sí, claro. He acabado muy quemado. Cada año, al final, me doy cabezazos contra la pared para saber en qué podía mejorar yo, y el equipo.

P. ¿Se arrepiente del Madrid?

R. No me arrepiento de nada de lo que he hecho en mi vida, y menos de quedarme en el Madrid.

P. ¿Ha sido un cambio muy grande pasar de Scariolo a Imbroda?

R. No. El año pasado nos acusaban de perder muchos balones y lo seguimos haciendo. No sé qué pasa. Está clarísimo que es complicado jugar en el Madrid. No es lo mismo estar en otro sitio. Aquí hay mucha más presión y todo el mundo te está mirando. Al final, casi no puedes salir a la calle, porque dicen: mira, ése es del Madrid y perdió ayer. Es una presión añadida, pero hay que asumirlo. También es lo grande que tiene este club, que todo el mundo espera que des lo mejor.

P. No hay un quinteto definido y de un cuarto a otro se cambian a muchos jugadores. ¿Eso no puede perjudicar?

R. Es una filosofía de un entrenador. A uno le gusta tener un quinteto definido, con seis o siete jugadores que jueguen siempre.

P. ¿Cree en el equipo?

R. Sí, totalmente.

P. ¿También Imbroda?

R. Sí y es un técnico que lo demuestra. Él es el primero que anima y que dice que hay que confiar y salir adelante. El otro día en Alicante, todo el mundo estaba hecho polvo y fue el primero que confió en nosotros. Es un buen entrenador para el Madrid.

P. ¿Cómo se puede ganar al Barcelona?

R. Jugando muy bien y estando todos unidos; hablo tanto de los jugadores como de la afición. Debemos estar todos a una.

P. El Barça va sobrado.

R. Tienen equipo para eso. Puede decidir cualquiera: Jasikevicius, Bodiroga, Navarro, Fucka. Son jugadores muy contrastados y difíciles de parar. La clave es dominar el rebote y correr. Creo que es más complicado parar a los hombres grandes, a Dueñas y a Fucka, que a los del perímetro.

P. Ahora que tienen a Bodiroga, ¿se les puede superar a base de físico?

R. Sí, sí. Y correr y correr y correr y dejarse la última gota de sudor en el campo. Es como hace el Pamesa, que lo tiene clarísimo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 30 de diciembre de 2002