José Hierro se despide de la vida "relajado y tranquilo"

El poeta, ganador del Cervantes y el Príncipe de Asturias, fallece en Madrid a los 80 años

José Hierro murió ayer al mediodía en el hospital Carlos III, en Madrid, como consecuencia de una insuficiencia respiratoria. El poeta, que estaba rodeado de toda su familia, se encontraba "relajado y tranquilo", según aseguró su esposa, Angelines Torres, nada más producirse el fallecimiento. Hoy será incinerado en el cementerio de la Almudena. Tenía 80 años, y hasta el último momento se mantuvo activo y en contacto con sus lectores. Su imagen de los últimos meses, unido a su botella de oxígeno, se hizo habitual para amigos y admiradores. Obtuvo los premios más importantes de la literatura en castellano, como el Cervantes, el de las Letras y el Príncipe de Asturias. En Cuaderno de Nueva York (1998) coincidió el reconocimiento de la crítica con el cariño a un hombre ético y excepcional. Páginas 37 a 40

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0022, 22 de diciembre de 2002.