Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Crédit Agricole compra el Lyonnais para constituir el segundo banco de la zona euro

La fusión dará lugar a una entidad con 22 millones de clientes y 136.000 empleados

Crédit Agricole, el banco de la "Francia de abajo", confirmó ayer el abandono de su tradicional política de prudencia y notificó formalmente una oferta "amistosa" a los accionistas del Crédit Lyonnais para apoderarse de éste y fusionarlo con el suyo, lo cual dará origen al segundo banco más grande de la zona del euro y al séptimo en el conjunto de Europa, si la operación llega a buen puerto. Esta oferta supone valorar el Lyonnais en 19.500 millones de euros, casi tres veces más de lo que valía en el momento de su privatización, en 1999.

La nueva entidad suma unos activos de 766.000 millones de euros, el segundo de la zona euro tras el Deutsche Bank. A su vez, su capitalización bursátil es de unos 33.000 millones de euros, justo detrás de BNP Paribas (ayer subió el 7,48%). En Francia, el grupo fusionado será el primero en depósitos y productos de ahorro, con un 25% de cuota de mercado. Ambos pretenden seguir operando con sus respectivas marcas, si bien las sinergias serán fuertes en banca de inversiones.

El Crédit Agricole es un banco implantado fuertemente en las zonas rurales y en las ciudades pequeñas y de tamaño medio. Se trata de una entidad clave para las redes de poder que funcionan en toda la escala política de Francia, comenzando por los poderes locales, con una tupida red de oficinas: 7.500 en todo el país. El Lyonnais cuenta con 1.800. Los dos reúnen 22 millones de clientes particulares y 1,5 millones de clientes profesionales, y cuentan con 11.500 cajeros automáticos.

Aportaciones cuantiosas

La pelea permite comprobar cuánto han cambiado las cosas para el Lyonnais, salvado de la quiebra con aportaciones cuantiosas de fondos públicos hasta su privatización, en 1999. La diferencia se explica en parte por lo bien que ha jugado sus cartas el Ministerio francés de Economía y Hacienda, dirigido por Francis Mer, autor del golpe de efecto que consistió en subastar las acciones que le quedaban al Estado en ese banco (11%) a finales de noviembre. Se lo adjudicó BNP Paribas, que además continuó comprando acciones en el mercado, dando la impresión de que iba a llevarse el gato al agua. Es el segundo fracaso de este banco tras su intento fallido de hacerse con Société Générale, que ayer subió el 10% en Bolsa.

Pero el Agricole, accionista histórico del Lyonnais, no se resignó a quedar marginado. Un nuevo presidente, René Carron (que puede serlo también de la entidad fusionada), ex empresario agrícola y dirigente de la federación francesa de cajas agrarias, se hizo cargo de la estructura del Agricole cotizada en Bolsa, en fecha tan reciente como el 2 de diciembre. El cambio ha sido decisivo para pasar a una oferta más arriesgada. De modo que el Agricole, que se había negado a pagar las acciones del Lyonnais a 44 euros en las conversaciones mantenidas con el Gobierno, ha pasado a ofrecer ahora 56 euros, espoleado por la entrada en tromba de BNP Paribas con motivo de la subasta de los títulos que el Agricole no quería comprar.

Los dos bancos reúnen 136.000 empleados. Los sindicatos temen la posible pérdida de 4.600 empleos. Jean Peyrelevade, presidente del Lyonnais, asegura que nadie será despedido. Este golpe en el paisaje bancario implica pagar a los accionistas del Lyonnais dos tercios en efectivo, es decir, 37,06 euros por título, y el tercio restante en acciones, aunque se prevén posibles pagos en efectivo o en títulos. La oferta se abrirá el 13 de enero. La dirección actual del Agricole cree contar con el visto bueno de varios de los socios minoritarios del Lyonnais, como los alemanes Commerzbank y Allianz, el español BBVA y el italiano IntesaBCI. Estos cuatro suman el 21,20% del Lyonnais, a lo que se une el 17,40% que el Agricole ya tiene en su poder. [Moody's anunció ayer que va a revisar la calificación de Agricole para su posible rebaja].

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de diciembre de 2002