De la Rosa obtiene el tercer grado penitenciario y sale de la cárcel tres semanas después de entrar

Tres semanas. Ése es el tiempo que el financiero Javier de la Rosa ha permanecido en prisión para cumplir una pena de 20 meses de cárcel impuesta por el Tribunal Supremo por intentar estafar al Grupo KIO 50.000 millones de pesetas en 1992. La Audiencia de Barcelona ordenó el pasado 22 de noviembre su encarcelamiento, al denegarle el beneficio de la suspensión condicional de la pena argumentando las "numerosas causas en trámite". Sin embargo, la Junta de Tratamiento de la prisión barcelonesa de Brians acordó ayer por unanimadad proponer la concesión del tercer grado penitenciario, al considerar que se trataba de una pena menor.

El Departamento de Justicia e Interior de la Generalitat tramitó ese acuerdo y De la Rosa abandonó la cárcel en la tarde de ayer. Fuentes penitenciarias explicaron, sin embargo, que se trata de "un tercer grado restringido" y que el financiero regresará a la prisión el próximo lunes y permanecerá a la espera de que se le encuentre una plaza para cumplir la pena en régimen abierto. Los 22 días que De la Rosa ha estado en prisión los ha cumplido en el módulo de ingreso a la espera de clasificación penitenciaria, un trámite que la ley permite alargar hasta un máximo de dos meses.

Las mismas fuentes explicaron que es muy probable que la próxima semana se haga pública la sentencia del caso Wardbase, relativo a un supuesto pago irregular de 1.900 millones de pesetas efectuado por Torras-KIO a Manuel Prado y Colón de Carvajal. En ese caso, el fiscal solicitó para De la Rosa 10 años de prisión, por lo que si la sentencia fuese condenatoria, la Generalitat retiraría el tercer grado a De la Rosa.

Éste es el primero de varios juicios que tiene pendientes De la Rosa ante la justicia por el caso Torres KIO, además de la causa que se sigue contra él en la Audiencia de Barcelona desde hace ocho años por la descapitalización de Grand Tibidabo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS