Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas piden que se cree un gabinete de crisis frente a la legionela

La oposición critica la incapacidad manifiesta de Serafín Castellano para solventar el caso

Los socialistas demandaron ayer al Consell que constituya un gabinete de crisis para afrontar el brote de legionela en la comarca de L'Alcoià ante la "incapacidad manifiesta" por parte del consejero de Sanidad, Serafín Castellano, para resolver el problema. La parlamentaria socialista María José Mendoza explicó que el año pasado se registraron 17 casos en la citada comarca y en la actualidad ya se superan los 50.

La propuesta del grupo parlamentario socialista es que se constituya un gabinete de crisis integrado por el presidente de la Generalitat, José Luis Olivas, y los responsables de los departamentos implicados: Sanidad, Medio Ambiente e Industria. "A pesar del triunfalismo de este gobierno, es evidente que el de la legionela es un problema más que es incapaz de solucionar y la ineptitud del consejero de Sanidad no sólo no lo ha solucionado, sino que lo ha agravado", señaló la diputada autonómica.

"El consejero de Sanidad debería pedir disculpas a las comarcas de L'Alcoià y el Comtat por su mala gestión, que no ha hecho más que agravar el problema" manifestó Mendoza, quien explicó: "Desde la Generalitat no se ha hecho un diagnóstico de la situación y se ha visto obligado a intervenir en los momentos más críticos, como ahora que hay más casos". Una manera de afrontar los casos de legionela que, según la portavoz del Grupo Socialista, ha impedido a la Consejería de Sanidad "ver el bosque y no se han puesto los dispositivos en marcha necesarios en los momentos en que ha habido menos casos".

Para María José Mendoza, "la situación en 2002 con respecto a 2001 obligaba a emprender actuaciones de manera más ordenada y contundente". Los socialistas consideran que el decreto del Consell para controlar la legionelosis se reveló ineficaz por lo que en el mes de agosto pidieron "una revisión exhaustiva del decreto, de su aplicación y de los protocolos de actuación". "Es evidente que el problema no se ha solucionado y, además, se ha agravado ya que si en 2001 la incidencia de legionela era de 13 casos por 100.000 habitantes, ahora estamos en 39, mientras que la incidencia en el conjunto de la Comunidad Valenciana es de 2,4 por 100.000", destacó Mendoza.

La posición del Grupo Socialista encontró la réplica del portavoz de sanidad del PP en la Cámara Antonio Clemente. El popular instó a los socialistas a no efectuar "declaraciones alarmistas" y pidió una actitud más responsable.

El portavoz popular defendió la existencia de una respuesta "coordinada de las consejerías de Medio Ambiente, de Sanidad y de Industria para atajar el brote de legionella en la Comunidad Valenciana". A su juicio, la oposición "ya debería haberse enterado de que ese trabajo coordinado hace tiempo que se lleva a cabo, e incluso debería saber que el anterior decreto del Consell para combatir la legionella fue firmado por las tres consejerías implicadas en esta materia".

Los socialistas han solicitado reiteradamente que el consejero de Sanidad comparezca en las Cortes para explicar la situación del brote de legionela.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de diciembre de 2002