Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El filme sueco 'Lilya 4-ever' triunfa en el Festival de Gijón

La película sueca Lilya 4-ever, de Lukas Moodysson, candidata de su país al Oscar a la mejor película extranjera y propuesta para los Premios del Cine Europeo, se alzó por unanimidad del jurado con el premio Principado de Asturias al mejor largometraje en el 40º Festival Internacional de Cine de Gijón, especializado en el cine independiente y de autor, clausurado ayer en la ciudad asturiana.

Esta cinta, que aborda la inquietante realidad social de la Europa del Este tras la caída del muro de Berlín, también fue galardonada con el premio a la mejor actriz, que recayó en su protagonista femenina, Oksana Akinshina, y obtuvo asimismo el galardón del jurado juvenil, formado por 50 jóvenes españoles de edades comprendidas entre 17 y 26 años, al mejor largo.

El jurado, integrado por Sanne Pedersen, Berta Sichel, Adriá Collado, Chris Fell y Javier Maqua, destacó la actualidad y vigencia de la denuncia que plantea la película de Moodysson, director de 32 años que lo aborda, según explicó Maqua, "de forma muy brutal, sencilla, directa y clara".

El resto de los galardones del certamen recayó en el cine alemán y estadounidense, con la salvedad del premio especial del jurado, que fue para la coproducción francomauritana Waiting for happiness, dirigida por Abderrahmane Sissako, que retrata la vida cotidiana en un pequeño pueblo costero de Mauritania.

El premio al mejor cortometraje lo obtuvo la producción alemana At the lake, dirigida por Ulrike von Ribbeck, una inquietante historia de tensión familiar en un paraje idílico al borde de un lago. El galardón al mejor director también fue para Alemania: lo obtuvo Iain Dilthey, por Das Verlangen, que plantea la relación pasional entre la esposa de un pastor luterano y un asesino en serie, y que ya mereció el Premio Leopardo de Oro en el último festival de Locarno.

Premio para Anderson

La película estadounidense Punch-drunk love, una historia romántica de Paul Thomas Anderson (autor de Magnolia) sobre un pequeño empresario sojuzgado por sus siete hermanas, distinguida en el Festival de Cannes con el premio a la mejor dirección, fue doblemente premiada en Gijón en los galardones al mejor guión y a la mejor interpretación masculina, que recayó en el actor Adam Sandler.

Otra producción del cine independiente estadounidense se alzó con el Premio Gil Parrondo a la mejor dirección artística, que fue concedido a Daniel Bradford por su trabajo en The good girl, una comedia agridulce y costumbrista del hispano Miguel Arteta.

El jurado juvenil premió al corto Rosso fango, del italiano Paolo Ameli, que muestra la batalla particular entre un soldado británico y otro alemán en una trinchera. Los jóvenes espectadores de la sección Enfants Terribles de cine infantil y juvenil votaron como mejor largometraje de este apartado a la película estadounidense Like mike, dirigida por John Schultz, que es un canto al esfuerzo colectivo en un orfanato de Los Ángeles.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de noviembre de 2002