Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
OLEADA DE ATENTADOS CONTRA ISRAEL | El terrorismo vuelve a África

Doble atentado contra israelíes en Kenia

Coche bomba contra un hotel repleto de turistas e intento de derribo de un avión de pasajeros

Al menos 15 personas perdieron ayer la vida y 80 resultaron heridas en un atentado suicida con coche bomba contra el hotel Paraíso, de Mombasa (Kenia), propiedad de ciudadanos israelíes y favorito entre los turistas de este país. Casi al mismo tiempo, unos desconocidos lanzaron dos misiles contra un avión de pasajeros de la compañía chárter Arkia, que efectuaba el trayecto Mombasa-Tel Aviv. Los misiles pasaron cerca del aparato sin causar daños. Un desconocido Ejército de Palestina reivindicó estos ataques desde Beirut, pero las autoridades kenianas y los expertos se los atribuyen a una célula del entramado terrorista de Al Qaeda. Esta organización ya atentó en Kenia y Tanzania en 1998 contra las embajadas de EE UU causando 231 muertos.

El hotel Paraíso quedó derruido en la fachada delantera con el techo de la recepción partido en dos. Varios cuerpos aparecían tirados por el suelo o atrapados entre los escombros; pertenecen a los bailarines encargados de dar la bienvenida a los clientes. "Se escuchaban gritos, y había sangre y fuego por todos los lados; los niños buscaban a sus padres, y los padres, a los niños", declaró a Reuters Yahud Saroni, israelí y propietario de este hotel, el favorito en Kenia entre sus compatriotas. "Muchos de los cuerpos estaban irreconocibles", dijo Farie Abdul Kadil, responsable local de la Cruz Roja. "Lo que se me ha quedado grabado en la mente, lo que más me ha impresionado, es la visión de personas reducidas a algo que parece madera".

La policía keniana informó de que la cifra de muertos se eleva a 15, e incluye a los tres terroristas suicidas del todoterreno cargado de explosivos. Este vehículo, un amasijo ennegrecido, quedó varado a unos 13 metros de la entrada. Cerca de él se encontró una mandíbula; era lo único que quedaba de los ocupantes. Varios testigos aseguraron que el vehículo con los tres terroristas a bordo saltó la barrera de seguridad a las ocho de la mañana (seis, hora peninsular) y se situó cerca de la puerta. Un hombre salió a la carrera de él y entonces explotó. En ese momento, un grupo de 60 turistas recién llegados de Israel realizaban los trámites de registro en la recepción.

Nueve de los otros muertos son africanos, y tres, israelíes, dos de ellos niños. De los 80 heridos, la mayoría kenianos, algunos se hallan en estado crítico. Israel ha enviado un avión especial para evacuar de inmediato a sus ciudadanos si su salud lo permite.

Sospechan de Al Qaeda

En la capital libanesa, Beirut, un hasta ahora desconocido grupo llamado Ejército de Palestina reivindicó el atentado, pero tanto la policía keniana como las autoridades israelíes (que han enviado a la zona agentes del Mossad para investigar sobre el terreno) y los expertos creen que los autores pertenecen al entramado de Al Qaeda. De confirmarse, se trataría del primer atentado directo de esta organización terrorista contra Israel. A pesar del discurso antiisraelí de Osama bin Laden, su grupo se ha concentrado, sobre todo, en objetivos estadounidenses, dentro y fuera de EE UU.

La pista de Al Qaeda también fue mencionada por el vicepresidente de Kenia, Musalia Mudavadi, que visitó el lugar del atentado. El presidente, Daniel arap-Moi, de visita oficial en Uganda, prometió que su país "combatiría a aquellas personas que se hallan detrás del ataque".

Un segundo atentado, éste fallido, tenía como objetivo un Boeing 757 de la compañía chárter Arkia, con 261 pasajeros a bordo, y que fue atacado con dos misiles nada más despegar de Mombasa con destino a Tel Aviv. El aparato aterrizó cinco horas después sin problemas en el aeropuerto Ben Gurion, escoltado por cazas F-15 de la Fuerza Aérea de Israel. Muchos de los pasajeros rompieron a llorar y entonaron cánticos religiosos al encontrarse con sus familiares, pues habían sido informados por el comandante, Rafi Marik, de lo ocurrido. Éste explicó que pudo ver dos trazos de humo blanco pasar muy cerca del ala izquierda.

La policía keniana descubrió una lanzadera de misiles cerca del puerto de Mombasa, a dos kilómetros del aeropuerto de esta ciudad costera. King'ori Mwangi, portavoz policial, dijo que "tres o cuatro hombres con rasgos árabes" habían sido vistos huyendo del lugar y que otras dos personas fueron detenidas cerca del hotel, pero no se sabe su relación con los hechos. Los detenidos son árabes extranjeros, según un portavoz oficial.

Desde Israel, el primer ministro,Ariel Sharon, prometió que "vengaría" a los muertos israelíes en los atentados de ayer, tanto en Kenia como en Israel.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 29 de noviembre de 2002