Reportaje:COYUNTURA INTERNACIONAL

Con la vista al sur de río Bravo

Comienza el Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial Hispano-Mexicano

Poco antes de abrirse el Foro de Inversiones y Cooperación Empresarial Hispano-Mexicano, que comienza este lunes en Monterrey, Valentín Díez Morodo, presidente del Consejo Mexicano de Hombres de Negocios, subrayaba en presencia del Rey Juan Carlos la dimensión de la presencia de España en México: segundo país inversor por las sociedades establecidas, más de 1.400.

Constata esa creciente penetración el encuentro de tres días entre directivos y dueños de cerca de 80 empresas españolas con sus interlocutores para tratar de cerrar negocios. Sectores claves para el desarrollo de México registran la entrada de tecnología y capitales españoles, desde el financiero, el eléctrico, la distribución de gas y el aeroportuario, hasta el turístico. "Muchas de las inversiones han sido el resultado del interés de pymes, empresas españolas y mexicanas", destacó Diez Morodo. Las que acuden a Monterrey abarcan los sectores de alimentación, automotriz, construcción e ingeniería, material eléctrico, electrónico, hospitalario, máquina herramienta, textil, medio ambiente, telecomunicaciones y tecnologías de la comunicación y turismo.

El foro está organizado por el Instituto Español de Comercio Exterior (Icex) junto con el Consejo Superior de Cámaras, el Banco Nacional de Comercio Exterior, el Gobierno del Estado de Nuevo León y el Consejo Mexicano de Comercio Exterior. Pese a la contracción de este año, en el que el PIB mexicano apenas crecerá un punto y medio, el Tratado de Libre Comercio firmado entre la Unión Europea y México ofrece mayores posibilidades de comercio, además de que México puede "dar un salto cualitativo" en los años venideros, según destaca Ramón Botas, consejero Económico y Comercial de la Embajada española.

Hace dos años entró en vigor ese tratado de libre comercio, una herramienta que establece un esquema de exenciones inmediatas del 18% de los productos industriales mexicanos en su acceso al mercado europeo. A partir del primero de enero del año próximo, todos los productos industriales mexicanos quedarán exentos. Según datos oficiales, al cierre de 2001, el comercio entre España y México alcanzó la cifra de 3.215 millones de dólares, de los que 1.783 millones corresponden a las ventas españolas a México y 1.431 millones a las compras españolas.

Crecen las exportaciones

Es el doble de lo registrado en 1996. Las exportaciones españolas han crecido en este año un 29%. Las importaciones procedentes de México cayeron un 7% respecto al nivel de 2000, pero habían experimentado un alza del 59% respecto a 1999. Los funcionarios consultados coinciden en destacar que México y Chile son los países más estables de América Latina desde el punto de vista macroeconómico. México tiene la ventaja de poder ser una plataforma exportadora hacia Estados Unidos, donde coloca más del 85% de sus mercancías desde que entró en vigor, en enero de 1994, el Tratado de Libre Comercio entre México, EE UU y Canadá.

México, no obstante, pretende diversificar su comercio y penetrar en la Unión Europea, en buena medida a través de España. El foro de Monterrey intentará crear empresas mixtas, la fabricación conjunta de productos, la transferencia de tecnología, asistencia técnica, proyectos llave en mano y subcontrataciones, entre otras posibilidades. Pese a todo, las reformas estructurales pendientes en México, entre ellas la laboral y la energética, y una seguridad jurídica todavía sin completarse, son frenos a la inversión. Pese a todo, los más de 4.000 millones de dólares de inversión en el sector bancario, además de otras en turismo, situarán a España, según fuentes españolas, en la primera posición entre los países de la Unión Europea con inversión en México.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS