Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los socialistas piden que dimita Alperi por llevar Mercalicante a la ruina

El alcalde de Alicante reprocha a los socialistas que usen el escándalo con fin electoralista

Los socialistas de Alicante elevaron ayer el tono de sus críticas al máximo responsable de Mercalicante, el alcalde Luis Díaz Alperi, del PP, quien preside el consejo de administración y la comisión ejecutiva de la empresa de capital público de la que se han esfumado unos seis millones de euros. 'Si Mercalicante fuera de capital privado ya habrían rodado las cabezas de sus máximos responsables, pero como se trata de dinero público, Díaz Alperi tapa su negligencia con fondos de todos los ciudadanos y sigue en el puesto', declaró ayer Blas Bernal, candidato del PSPV a la alcaldía.

'Ya está bien de que Díaz Alperi difumine su responsabilidad en el mayor escándalo financieron de la ciudad de Alicante y de que dictamine que él es muy bueno y no tiene responsabilidad en la ruina en la que ha dejado la empresa que preside', manifestó ayer Blas Bernal tras escuchar unas declaraciones de Díaz Alperi en Radio Alicante de la Cadena SER en las que, además de exculparse del presunto desfalco en Mercalicante, atacó a los socialistas por usar y airear ese escándalo para su provecho electoral.

'Que las elecciones estén a la vuelta de la esquina me da igual; lo que me importa de verdad es saber dónde han ido a parar los mil millones de pesetas [seis millones de euros] de la empresa y cómo se van a recuperar', le replicó Bernal. La respuesta a la primera pregunta aún se desconoce -hay en marcha un proceso judicial y una comisión de investigación municipal-, pero sí se sabe que 'los ciudadanos van a poner de su bolsillo el dinero para reflotar la empresa', denunció el candidato socialista. Según éste, al alcalde no le preocupa el escándalo porque el dinero de la empresa que preside no es suyo. 'El alcalde está trasladando a los ciudadanos la sensación de que él pasaba por allí, que no tiene que ver en el quebranto económico, pero la gente debe saber que la ruina de la mercantil es por la negligencia en la gestión y por la falta de control de sus máximos responsables', agregó el socialista.

El Ayuntamiento, con los únicos votos del PP, aprobó una ampliación de capital en Mercalicante para esquivar la situación de quiebra técnica en la que ha quedado la empresa dedicada al abastecimiento agroalimentario. La empresa estatal Mercasa, que participa en Mercalicante con el 48,3% de las acciones, también ha anunciado, a través del ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, que inyectará capital para garantizar el abastecimiento a la ciudad.

Blas Bernal denunció que el PP ya ha avanzado el dictamen de la comisión municipal de investigación sobre el escándalo en Mercalicante. Ese dictamen es que no hay responsabilidad política del presidente de la empresa ni de los miembros de su comisión ejecutiva, integrada por dos ediles del PP y dos ejecutivos de Mercasa. 'Vamos a replantearnos este fin de semana nuestro papel en la comisión', dijo Bernal. El PP tiene cinco votos en dicha comisión frente a los dos del PSPV, uno de Esquerra Unida y otro del Grupo Mixto.

En la primera sesión de la comisión, los socialistas recusaron a dos de los miembros propuestos por el PP, los concejales Juan Zaragoza y José María Rodríguez Galant. El primero es vicepresidente de Mercalicante y, como el segundo, componente del comité ejecutivo. Ambos, según los socialistas, están estrechamente vinculados al escándalo por 'acción u omisión'. 'No tiene sentido que ellos mismos se investiguen'.

El alcalde y los dos ediles citados descargan toda la responsabilidad del supuesto desfalco en el ex gerente de Mercalicante José Emilio Clavero, despedido fulminantemente de la empresa el pasado julio, cuando ésta se encontraba al borde de la quiebra. El consejo de administración de Mercalicante, del que también forman parte consejeros de la oposición municipal, se ha querellado contra Clavero por los supuestos delitos de apropiación indebida y administración desleal. El Ayuntamiento se ha personado como parte perjudicada en la querella, que ya ha sido admitida ha trámite.

Una vez en marcha el proceso judicial para determinar posibles responsabilidades penales en la gestión de la mercantil, la oposición municipal impulsó la comisión de investigación para determinar el grado de implicación de los responsables políticos en la ruina de la empresa. Los socialistas han tachado de 'negligente' la gestión política ejercida en Mercalicante. El propio vicepresidente Juan Zaragoza admitió en el juicio por el despido de Clavero que sólo fue a Mercalicante 'dos o tres veces, cuando había algo que inaugurar'. Sin embargo, sí tuvo el control suficiente en la empresa para colocar en ella a una de sus hijas.

Tanto Bernal como el secretario general del PSPV de Alicante, el senador Ángel Franco, criticaron ayer al presidente de la Cámara de Comercio de Alicante, Antonio Fernández Valenzuela, por salir en defensa de Zaragoza. 'Pondría la mano en el fuego por él', declaró al diario Información de Alicante. Zaragoza es vicepresidente de la Cámara de Comercio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de noviembre de 2002