Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:COPA DEL REY | Última eliminatoria a partido único

El Atlético no pasa apuros en León

El equipo rojiblanco tardó en gobernar el partido por el desacierto de Javi Moreno ante el gol

No hubo susto para el grande en León. Sin holgura, pero también sin apuros, el Atlético superó la segunda ronda a partido único. Tardó un buen rato en entrar al partido. Todo lo contrario que la Cultural, que fue precisamente en el comienzo cuando más dio de sí. Buscó la espalda de los centrales rojiblancos con los lanzamientos largos de Ángel Luis y asestó unos cuantos arañazos en las bandas con rápidas combinaciones dos por uno. Su efervescencia obligó a despertarse a la defensa rival, pero no alcanzó, en todo caso, para meter en aprietos a Esteban, que vivió una noche tranquila -sólo tuvo trabajo en el último tramo-.

CULTURAL 0| ATLÉTICO 2

Cultural: Rubio; Herrero, Suárez (Sergio, m.46), Pablo, Ivo (Casquero, m.71); Mario, Ángel Luis; Fran, Villafañe (Redondo, m.67), Vega; y Rubén. Atlético: Esteban; Aguilera (García Calvo, 65), Coloccini, Hibic, Carreras; Nagore, Movilla; Dani (Correa, m.54)), Jorge (José Mari, m.48), Stankovic; y Javi Moreno. Goles: 0-1. M.52. Movilla sirve a Stankovic a la izquierda tras un córner, el yugoslavo centra de rosca, Carreras cabecea al larguero y Coloccini empuja el rechace también de cabeza. 0-2. M.78. Extrordinario pase enroscado de Stankovic a Correa, que corre hasta Rubio y marca. Árbitro: Puentes. Amarilla a Vega, Coloccini, Rubén, Herrero y Stankovic. 12.500 espectadores en el Nuevo Estadio Antonio Amilivia.

Más daño hizo el Atlético, cuando, pasados los primeros 20 minutos, terminó de centrarse. No acabó de tomar el gobierno absoluto del duelo, pero sí dejó cuatro o cinco acciones con peso suficiente para desequilibrar la eliminatoria. Especialmente cuando Dani, que actuó principalmente de extremo derecho, se descolgaba por la media punta. Desde allí tiró el portugués dos o tres pases con aviso seguro de gol. Pero Javi Moreno, que torturó a los centrales leoneses por su continua movilidad, se mostró negado ante la puerta.

La primera mitad no dejó goles, pero sí mensajes nítidos de por dónde debían buscar cada equipos sus cartas. El Atlético, por abajo, con asociaciones cortas y paredes que dejaban desnuda a la defensa local. Y la Cultu, ya que los madrileños le regalaban de vez en cuando incomprensibles balones por atrás, a partir de la máxima atención.

Tras el descanso, el equipo de casa pagó el esfuerzo inicial, el elevado ritmo que había tratado de imponer, y perdió presencia. Lo aprovechó el Atlético para actuar al fin con determinación. Se plantó en la balcón del área rival y no salió de allí hasta que alcanzó el gol. Encadenó tres córners consecutivos, todos ellos con segunda y hasta tercera jugada, y el asedio finalmente le reportó beneficios.

Inmediatamente antes del gol de Coloccini y también justo después, Luis Aragonés cumplió con esa nueva liturgia que se ha impuesto de realizar dos las sustituciones nada más arrancar la segunda parte. Se fueron Jorge y Dani y llegaron José Mari y Correa. Pero no fueron los cambios lo que transformó el cuadro del partido, sino el gol. La Leonesa, aunque escasa de fuerzas, se vio obligada a tirar para adelante. Y el Atlético encontró más espacios y mayor seguridad. Y así, con Movilla al volante reclamando a gritos otras vez su sitio en este equipo y con Stankovic luciendo su zurda, empezó a reunir ya sí una importante colección de oportunidades. Javi Moreno tiró a la basura la mayoría, pero Correa, que sigue en forma, no.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 7 de noviembre de 2002