Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

María Pagés, en creación, y Ángel Corella, en interpretación, premios nacionales de Danza

El jurado destaca a la coreógrafa de 'Flamenco Republic' y al bailarín del American Ballet

La bailaora y coreógrafa María Pagés, en la modalidad de creación, y el bailarín Ángel Corella, primera figura del American Ballet Theatre, en interpretación, son los nuevos premios nacionales de Danza. El jurado distinguió ayer a Pagés por sus 'coreografías actuales, dinámicas y renovadoras del flamenco'. La bailaora recibió la noticia así: 'Es un subidón'. Corella fue elegido como 'bailarín excepcional y representante de una generación que engrandece la danza de España' en las compañías internacionales. El bailarín dijo estar 'muy agradecido'.

El Premio Nacional de Danza está dotado, en ambas modalidades, con 30.050 euros (cinco millones de pesetas) y se concede anualmente a iniciativa del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM).

María Pagés, nacida en Sevilla hace 38 años, empezó a estudiar baile a los cuatro. Fue discípula de Manolo Marín, Matilde Coral y Rafael el Negro, y formó su compañía en 1990, con Sol y sombra. En 1996, como directora de la Compañía Andaluza de Danza, creó El perro andaluz (premio ADE). En 1998 estrenó La Tirana, y desde 2001 está girando con Flamenco Republic, un montaje que ha cautivado en todo el mundo.

Pagés recibió la noticia del premio mientras ensayaba una coreografía nueva, encargo del Ballet Nacional. 'Me ha dado mucho coraje que me sacaran del ensayo, pero valía la pena. Hay mucha confusión en la coreografía flamenca, mucho bailaor que monta su propio baile y se llama coreógrafo, y quizá este premio ayude a aclarar las cosas un poco'.

Sobre el fallo del jurado, afirmó: 'Bueno, mis puestas en escena tienen mucho que ver con la pintura, pero quizá la forma de contar, y las luces, se aproximan al cine. Lo que es verdad es que he tratado de innovar el flamenco, pero me habría gustado que hubieran dicho algo del sentido del humor de mi trabajo. Creo que ésa es la clave de lo que trato de hacer. Abrir el flamenco a todos los estados de ánimo, no sólo al drama y la tragedia, también al humor, la alegría, la nostalgia, la ironía'.

¿Y qué le parece que le premien como coreógrafa y no como bailaora? 'Todo el mundo sabe que bailo muy bien', bromeó.

Desde Nueva York, Ángel Corella se mostró muy agradecido por el premio, 'sobre todo por el hecho de llevar nueve años fuera de España y porque llega en un momento en que la danza clásica española atraviesa por un momento de transición'.

Corella destaca que 'hay más de cien bailarines españoles fuera del país', y añade que 'es increíble' que no haya una compañía en España en la que puedan trabajar. 'Sería estupendo que se creara una compañía así, porque reuniría a muchos grandes bailarines. Sería una de las mejores del mundo'.

De momento, Corella cree que su vuelta definitiva a España es improbable a 'corto plazo', aunque sigue tratando de impulsar una fundación-escuela para jóvenes bailarines que tendría su sede aquí.

Nacido en Madrid en 1975, Corella comenzó su formación en la escuela y la compañía de Víctor Ullate. En 1994 ganó la medalla de oro en el VI Concurso Internacional de Danza de París, y con 19 años ingresó como solista en el American Ballet Theatre. Su primer éxito fue con Giselle y en 1996 inauguró como bailarín principal la temporada del Metropolitan de Nueva York con Don Quijote. Desde entonces, ha sido estrella invitada en las mejores compañías del mundo (Royal Ballet de Londres, Ballet de la Scala de Milán...). Uno de sus proyectos para 1999 fue la creación del espectáculo Stars American Ballet, y uno de sus últimos papeles como bailarín principal para la compañía americana ha sido en El flautista de Hamelín.

El jurado del Premio Nacional de Danza ha estado presidido por el director general del INAEM, Andrés Amorós, y formado por la subdirectora general de Música y Danza, Elena Martín-Asín; Elvira Andrés, Marta Carrasco, José Manuel Garrido, Julio Bravo, Ana Cabo, y los premios nacionales del año pasado, Emanuel Berruezo (creación) y Eva Yerbabuena (interpretación).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de noviembre de 2002