Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos canarios dejarán la inmigración fuera de la lucha electoral

CC, PSOE, PP y AHI se comprometen por escrito a combatir la xenofobia

Las cuatro fuerzas políticas con representación parlamentaria en Canarias (Coalición Canaria, PP, PSC y Agrupación Herreña de Independientes) suscribieron ayer un pacto por el que se comprometen a dejar fuera de la contienda electoral el fenómeno de la inmigración y sus consecuencias en islas como Lanzarote y Fuerteventura.

El pacto canario sobre inmigración incide en que los derechos de los inmigrantes 'son compatibles con el de la sociedad canaria a mantener su ritmo normal de vida', y promueve una mayor implicación de la Administración de las islas en proyectos de desarrollo económico, social y político en los países pobres del entorno africano más próximo al archipiélago. También compromete a las fuerzas y a sus líderes a adoptar un lenguaje que promueva en la sociedad canaria 'actitudes de respeto hacia otras culturas' y a rechazar 'cualquier manifestación de carácter xenófobo o racista'.

Los cuatro partidos con representación parlamentaria recuerdan en el texto los compromisos aceptados por el Ministerio del Interior en materia de vigilancia efectiva de las costas, la apertura de cuatro centros de retención para 250 personas cada uno (sólo están abiertos en Lanzarote y Gran Canaria), otros dos de acogida en Tenerife y Gran Canaria aún por construir, la agilización de repatriaciones (que se ha hecho efectiva en los últimos meses) y la cooperación con los países emisores de sin papeles.

Sólo en las últimas horas, agentes de la Guardia Civil detuvieron a 83 inmigrantes indocumentados en Fuerteventura y Lanzarote, encontraron una barca más en ésta última isla y detectaron otra que regresaba al continente, por lo que no se descartan nuevas detenciones. De los 83 sin papeles, la mayoría marroquíes, siete son menores de entre 15 y 17 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 30 de octubre de 2002