Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Apuntes | Apuntes

Tijeretazo a las becas

El Ministerio ha recortado ya centenares de ayudas a los estudiantes valencianos más pobres

La novedad este curso es que para percibir la beca compensatoria del Ministerio de Educación (1.800,2 euros, 300.000 pesetas) no basta con tener una renta baja (8.600 euros para un familia de cuatro miembros, por ejemplo), se debe pertenecer a un colectivo muy desfavorecido: familias numerosas, huérfanos absolutos, o familias cuyo sustentador principal se encuentre en paro, entre otros. Lo recoge el BOE, de 15 de julio de 2002, donde el Ministerio de Educación convoca las ayudas para estudios universitarios. Sindicatos y partidos políticos elevan a decenas de miles la cifra de afectados, los más necesitados.

Pero esta tendencia, amarrada por ley este año, se inició el pasado curso, cuando el Ministerio aplicó el doble rasero a los becarios de nueva adjudicación. Aplicaba de esta manera una potestad legalmente permitida, pero nunca aplicada. Porque jamás se había considerado indispensable que el alumno perteneciera a un colectivo desfavorecido, si cumplía los requisitos académicos y no superaba el umbral de la renta.

Aquel primer recorte se aprecia en los estudiantes de las dos universidades mayores de la Comunidad, la de Valencia y la Politécnica. En la primera el número de becas compensatorias ha bajado de 3.204 en el curso 2000-2001 a 1.936 el pasado curso. En el mismo periodo, la Universidad Politécnica de Valencia registró 138 solicitudes más y 80 concesiones menos. 1.008 alumnos de los 9.409 solicitantes percibieron la beca en 2000-2001. Un año más tarde hubo 9.547 solicitantes y 928 concesiones.

Los alumnos que acaban de presentar la beca, junto a las matrículas, esperan las resoluciones de un curso duro al eliminarse además las becas de renovación. Raquel Vives fue una de las afectadas el pasado curso. Pidió una beca de nueva adjudicación para 2º de la diplomatura de Turismo, en la Universidad de Valencia. Su renta no superaba los 300 euros mensuales, 50.000 pesetas, pero como vivía en pareja y no se ajustaba al perfil, le concedieron la beca de material didáctico, 168 euros, que recibió en agosto.

Si el Ministerio de Educación deniega sus diversas ayudas: compensatorias, material didáctico, transporte etcétera, los estudiantes pueden optar a las becas de la Generalitat Valenciana. El porcentaje de becados, según un informe del Centro Económico y Social de la Comunidad Valenciana ha caído progresivamente desde 1996. Aunque a diferente ritmo, en todas las universidades la tasa de alumnos becados ha menguado a la mitad. En Alicante se ha divido por tres: ha bajado de 27,12% a 9,22%.

El porcentaje de becas concedidas por la Consejería de Educación y Ciencia a los estudiantes valencianos se ha reducido a la mitad, desde el curso 1996-1997, según los datos del Consejo Económico y Social de la Comunidad Valenciana (CES). En Valencia, entre el 9% y 16% de los universitarios estudian con una beca del Gobierno Valenciano (ver gráficos) en 2001, frente al 36% y 27% en 1996. No obstante, la dotación económica global durante este periodo se ha incrementado en 500.000 euros, hasta llegar a los 1.732.503, es decir, un aumento del 40%.

Los más perjudicados han sido los estudiantes de la Universidad de Alicante, donde se ha pasado de una tasa del 27,12% becados en 1996 a un 9,22% en 2001. Cuando la posibilidad de ser becado primero por el Ministerio, y luego por la Generalitat se esfuma, algunas universidades disponen de becas. En el curso 2001-2002 la Universidad de Alicante concedió 857 becas. Un año antes había otorgado 237, según el Consejo de Alumnos de la Universidad. Su presidente, Luis Marco expresó su malestar 'porque la Administración ni tan siquiera atiende al 10% de nuestros estudiantes'.

La mejor parada de las universidades, a tenor de los datos del CES, ha sido la Universidad Politécnica de Valencia. Aunque, la cifra de becarios también ha menguado, con un 16,57% de becas, frente al 36,33% financiadas en 1996-1997. Le sigue la Universidad Miguel Hernández de Elche, donde 185 estudiantes obtuvieron la respuesta afirmativa en 2001 frente a los 96 de 1996, aunque si se considera el porcentaje de entre solicitudes y concesiones el saldo sale negativo.

La Universidad de Valencia está en el ecuador de esta evolución dispar y siempre a la baja. Con 1.574 concesiones en 2001, de las 11.445 solicitudes, lo que representa un 13,76% estudiantes becados, sobre el 36%, de 1996. La universidad también beca a estudiantes que no han percibido otras becas. El año pasado se becaron a 93 estudiantes comunitarios y a 56 de otros países de la UE, según datos del CADE (Centre d'Assesorament i Centre d'Assessorament i Dinamització dels Estudiants). Tras la Universidad de Alicante, la que menos fondos recibe, es la Universidad Jaume I de Castellón. La disminución de becas del Gobierno autonómico descendió de un 36,03% en 1996, a 13,31%, en 2001.

Según un informe de la CRUE (Conferencia de Rectores de las Universidades Españolas) las universidades de la Comunidad Valenciana ocupan el tercer lugar en demandas de becas al Ministerio, con un 32,27% en relación con los matriculados. Por delante está la Universidad de Extremadura (39,55%) y las universidades de Andalucía (33,44%). España está a la cola europea de becas, con 3 veces menos becarios que en la media europea y, la cuantía de becas por alumno es 4 veces inferior a Europa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 2002