Reportaje:

El año más largo de AOL Avant

La compañía está en 'punto muerto' tras el fracaso de su 'PC barato' y la decisión de la matriz y el SCH de no invertir más

Los titulares decían que la mayor compañía de Internet, AOL, desembarcaba en el mercado español de la mano del SCH para poblar España de terminales de acceso a Internet. Un año después, la letra pequeña indica que la compañía tiene 105.000 clientes de los 500.000 previstos, perdió 261 millones de euros en 2001 y ha presentado un expediente de regulación de empleo (ERE) por 44 de sus trabajadores en Madrid. Es una historia llena de sombras donde la incógnita principal es si AOL y SCH siguen siendo accionistas de la compañía. A pesar de que varios medios han informado de la salida de ambos del capital de la compañía, no hay registro oficial de la venta ni de que ningún otro accionista se haya hecho con su parte del capital (80%). Lo que sí han dejado claro ambos es que no van a invertir más dinero en esta compañía.

Las noticias sobre la salida de AOL y SCH son constantes, y no son desmentidas. Pero la venta no aparece en el Registro Mercantil

Era uno de los proyectos más ambiciosos de todos los que se pusieron en marcha en Europa durante el boom de Internet. El plan de negocio era utilizar la red de sucursales del SCH para vender terminales de acceso a la Red a los clientes del banco, y contaba con el apoyo tecnológico de la mayor compañía del mundo en la Red, AOL. El proyecto tenía cuatro socios de referencia (AOL y SCH, con el 40% del capital cada una, y Planeta y Sol Meliá, con participaciones minoritarias), que invirtieron cifras milmillonarias, paralelas a las ambiciones. Ahora, cuando ha pasado poco más de un año desde que se lanzó la empresa, AOL Avant está completamente parada, con un expediente de regulación de empleo en marcha y pérdidas que lastran sus cuentas. La historia de lo que ha pasado este año, entre el deslumbrante plan y la dura situación actual, está envuelta en declaraciones contradictorias, porque cada una de las partes -socios, gestores y trabajadores- defiende una versión completamente distinta de lo que ocurrió.

El origen de AOL Avant se encuentra en una compañía llamada Prodigios Interactivos, con sede en Palma de Mallorca, que fue fundada a principios de 2000. La compañía era propiedad de siete socios que consiguieron que Sol Meliá -donde uno de ellos, Óscar Ruiz, había sido director financiero- y Planeta invirtieran 3.500 millones de pesetas cada una. Prodigios, según explican fuentes de la compañía, nació para extender el uso de Internet en España, paralizado -siempre según su examen- por la escasa implantación del PC en los hogares. Se trataba de encontrar una manera fácil y barata de enganchar a las personas que no navegan.

La 'burbuja'

Es importante echar un vistazo al calendario. Estamos en los primeros meses del año 2000. Terra acaba de debutar espectacularmente en Bolsa y AOL se ha comido a Time Warner. Pero la importancia financiera de Internet no se correspondía con su implantación real. Muchas empresas, como 3Com o Intel, empiezan a sacar al mercado terminales baratas y simples para acceder a Internet. Prodigios llega, así, a un acuerdo con Intel para la comercialización de estos aparatos -llamados dotstations- en España.

Era también el momento en que Emilio Botín y Ángel Corcóstegui, al frente del entonces BSCH, diseñaban su plan para 'arrasar en Internet'. Después de la compra de Patagon, el banco buscaba un aliado en el terreno doméstico para competir con la alianza BBVA-Telefónica-Terra. BSCH compra, así, el 60% del capital de Prodigios. Pero pone una condición: quiere un socio tecnológico, con experiencia en Internet, que avale el proyecto. El acuerdo se firma con el gigante America Online (AOL) a través de su filial AOL Europe. La compañía negoció una participación mayoritaria, pero exigió que el nombre no fuera 'AOL' -finalmente fue 'AOL Avant'- y realizó una aportación, principalmente, de 'activos intangibles' (marca, conocimiento, tecnología). El capital quedaba repartido, finalmente y hasta ahora, entre AOL (40%), SCH (40%), Sol Meliá (6,1%), Planeta (6,1%) y minoritarios. La compañía contrató a Juan Perea, el primer presidente de Terra, para dirigir el proyecto, aunque dimitió meses después.

AOL Avant arranca el 5 de septiembre de 2001 con objetivos muy ambiciosos. Tenía oficinas y Madrid y Palma -ciudad de residencia de algunos de sus socios fundadores-. En una primera fase se pretendía vender cientos de miles de terminales a través de las sucursales del banco. Después se lanzaría el proyecto estrella de AOL, el acceso de pago AOL FullService que, con un currículum de 35 millones de clientes en todo el mundo, entraría directamente a competir con Terra en el acceso a Internet. Para ello se necesitaban ocho meses de trabajo y una ampliación de capital que, según se publicó entonces, estaba calculada en 480 millones de euros.

Él cumplimiento del plan fue mucho más complejo. BSCH se comprometió, según la memoria del año 2000 de AOL Avant, a vender 500.000 terminales. 'La compañía', dice la memoria, 'tiene realizado un compromiso en firme a la sociedad Intel International [de] 499.000 unidades de dotstation, por valor de 286,4 millones de dólares'. La empresa tardó muy poco en rebajar la cifra a 250.000, y siempre aseguró que fue ésta la cantidad de paquitos -como se conocía el terminal entre los trabajadores- que compró a Intel. AOL Avant no detalla la penalización que tuvo por no comprar el resto.

Problemas en el banco

Pero el proyecto tenía problemas. Los empleados del banco se quejaban de que su trabajo no era vender ordenadores. Además, el terminal resultaba más complejo de usar de lo que sus diseñadores pensaron, y más caro -17 euros de alta, otros 29 al mes, más la factura telefónica- de lo que muchos usuarios esperaban. La compañía reconoce que sus clientes reales son 105.000. El resto (unos 35.000) devolvió los terminales.

Los problemas se tradujeron en presiones financieras. Para cuando debía haber arrancado la segunda fase del plan, a principios de año, la burbuja de Internet ya había explotado, y los acconistas tenían otros problemas de que preocuparse. La puntilla fue la salida del SCH de Ángel Corcóstegui, gran valedor del acuerdo, y las sospechas sobre un supuesto fraude contable en AOL Time Warner.

Desde principios de este año, AOL Avant ha decidido, primero, no renovar contratos temporales y subcontratos (unas 60 personas) y, después, ha negociado bajas incentivadas hasta que, a principios de este mes, presentó un ERE en la Consejería de Trabajo de la Comunidad de Madrid. Según los trabajadores, el ERE afecta al 80% de la plantilla y, según la empresa, al 30%. La compañía mantiene sus oficinas en Palma.

La gran duda se cierne ahora sobre el accionariado de AOL Avant. Diversos periódicos han publicado en varias ocasiones que los socios mayoritarios, AOL y SCH, se han marchado de la compañía. La venta, sin embargo, no está reflejada en el Registro Mercantil, y el resto de los accionistas niegan haber ampliado sus participaciones. A preguntas de este periódico, AOL Europe ha afirmado que no quiere hacer comentarios sobre su participación en AOL Avant, mientras el SCH no ha contestado a las llamadas realizadas. Ninguna de las dos quiere hablar, tampoco, de cuánto dinero se ha dejado en este proyecto. El saldo de la inversión de SCH en AOL Avant era, a 2001 y según la memoria, de 123 millones de euros. Respecto a AOL, la memoria de AOL Avant de 2000 refleja que la entrada de AOL Europe en el capital supuso un aumento de los recursos propios de 192,2 millones de euros. De éstos, sólo 380.000 euros eran capital. El resto -191,1 millones- correspondían a la prima de emisión; es decir, la prima fue del 505%. Un comunicado hecho público por un autodenominado Grupo de Trabajadores Afectados asegura que van a realizar 'una detallada auditoría de las cuentas de AOL Avant', a la que acusan de 'gestión fraudulenta y maquillar las cuentas para justificar el ERE'.

¿Dónde están los 110.000 'paquitos'?

En un almacén de la compañía informática española ADLI se encuentran los 110.000 terminales de AOL Avant que nunca fueron vendidos. Los ordenadores han sido pagados a Intel, así que la idea de la compañía es que ADLI renueve el terminal para tratar de venderlos a otros clientes. Según diversas fuentes, algunas compañías de software libre -no comercial- e instituciones públicas están interesadas en el ordenador, que funciona con el sistema operativo Linux y cuesta un tercio de lo que vale un PC normal.AOL Avant dice que quiere, además, lanzar un servicio de acceso a Internet de pago y por ADSL y, en tercer lugar, explotar su call-center. La idea es que los operadores, situados en Palma, que atienden a los clientes de AOL Avant, trabajen también para otras compañías. Por eso, la empresa, que llegó a tener 200 empleados -entre fijos y temporales-, asegura que, pese a la reestructuración realizada en Madrid, en sus oficinas de Palma está 'contratando gente' en la forma de subcontratación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 27 de octubre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50