Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC augura que el paso de Piqué por la política catalana será 'fugaz'

Los socialistas han tomado nota de que el PP plantea las próximas elecciones autonómicas como una batalla para evitar que Pasqual Maragall alcance la presidencia de la Generalitat. Pero, convencido de que la izquierda tiene esta vez las de ganar, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, auguró que la estancia de Josep Piqué por el Parlament 'será fugaz' y después de las elecciones autonómicas lo abandonará para encabezar la candidatura de su partido por Barcelona en las elecciones legislativas de 2004.

La dirección del PSC examinó ayer la situación política después del congreso regional del PP y la conclusión fue que todo apunta a que los dos partidos de la derecha unirán sus esfuerzos en el intento de impedir una victoria de Maragall.

Iceta recurrió a unas palabras del propio Piqué en una entrevista radiofónica emitida ayer mismo para explicar el punto de vista socialista. Piqué había reiterado la pretensión de formar parte del Gobierno catalán si hubiera una mayoría de derechas tras las elecciones autonómicas, aunque el primer partido fuera CiU y no el PP. 'Piqué quiere ser consejero en un gobierno presidido por Artur Mas', dijo Iceta, 'y eso significa que en realidad el candidato del PP para la presidencia de la Generalitat no es Piqué, sino Mas'.

Los socialistas están convencidos de que el PP seguirá apuntalando a CiU en el Parlament hasta el final de legislatura y de que los dos partidos que forman la mayoría de centro derecha en el Parlament dedicarán los fines de semana a atacarse mutuamente, con la pretensión de satisfacer a la parte de sus respectivos electorados a los que disgusta esta colaboración. Pero, al mismo tiempo, observan los movimientos del PP como una toma de posiciones para cuando llegue el pospujolismo. Y creen que Aznar ha situado a Piqué como su figura en Cataluña para que encabece la recomposición de las derechas en Cataluña cuando, tras las elecciones autonómicas, CiU pierda el poder en Cataluña.

La consecuencia que los socialistas extraen de esta situación es que la pugna de fondo, la competencia real entre CiU y PP, se plantea de cara a las elecciones legislativas de 2004 más que de cara a las autonómicas de 2003. En cuanto a las autonómicas, Iceta dijo que los socialistas no creen que el aterrizaje de Piqué modifique los datos de las elecciones. No obstante, señaló que al situar al ministro de Ciencia y Tecnología al frente de su partido en Cataluña, el PP muestra claramente su pretensión de 'erosionar' el electorado de CiU, en un momento en que los nacionalistas tienen pérdidas hacía ERC y hacia la candidatura de Maragall.

El PSC ha escogido esta semana para lanzar una campaña publicitaria con el eslogan Hay otra forma de gobernar Cataluña. El PSC quiere que las propuestas de Maragall en materia de educación, vivienda, sanidad, etcétera estén presentes en la opinión pública en unos momentos en que CiU y PP lanzan a sus candidatos. La campaña publicitaria del PSC se basa en la afirmación de que tras los 23 años de gobiernos de CiU, Cataluña no dispone todavía de la escuela, la sanidad o las políticas de vivienda, de familia, etcétera que necesita. Y todo ellos, ilustrado con la fotografía de un niño bostezando.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 22 de octubre de 2002