THE JAKARTA POST | REVISTA DE PRENSA
Opinión
Texto en el que el autor aboga por ideas y saca conclusiones basadas en su interpretación de hechos y datos

Lecciones de Bali

La mortal explosión de Bali, que se ha cobrado unas 188 vidas, ha asestado otro gran golpe a Indonesia como un país que está tardando demasiado en actuar contra las actividades terroristas. (...) Las especulaciones sobre la autoría van desde grupos relacionados con Al-Qaeda a los 'nacionalistas' que se vengan de Australia (...) por la separación de Timor Oriental de Indonesia.

El atentado, además, ha dejado en evidencia la debilidad de la red de inteligencia indonesia y el hecho interesante de que el país es el eslabón más débil de la región en la lucha contra el terrorismo.

Si la visita y las amables declaraciones de la presidenta Megawati Sukarnoputri pueden conducir a una acción rápida dependerá en parte de sus cálculos políticos de los costes y beneficios de aplastar a un grupo terrorista presuntamente vinculado a los militantes musulmanes del país. Su Gobierno cuenta con el apoyo de los partidos políticos islámicos. (...) Bali, un inesperado objetivo terrorista, no tiene en apariencia ningún valor estratégico, ni era un lugar favorito de los estadounidenses, el objetivo preferido de Al-Qaeda. (...)

Cuando un tema da mucho que hablar, lee todo lo que haya que decir.
Suscríbete aquí

La lección más importante es que la tragedia ha reforzado la percepción internacional de que Indonesia es un país inseguro, o quizás pruebe el punto de vista de que Indonesia es un refugio seguro para las actividades terroristas. El Gobierno no debería demorarse en la búsqueda de una estrategia más agresiva e indiscriminada contra el terrorismo.

Yakarta, 16 de octubre

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS