Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA VIOLENCIA SACUDE OTRA VEZ AL FÚTBOL

El juez decreta prisión para uno de los tres detenidos

El juez de guardia de Sevilla decretó ayer la prisión incondicional solicitada por la Fiscalía para Diego R. T., de 20 años, uno de los tres detenidos por su supuesta participación en la agresión al vigilante de seguridad, Antonio Orrego, en el Sevilla-Betis del pasado domingo. A Diego R. T. se le acusa de haber propinado numerosos puñetazos al guardia. El acusado, ante el juez, se reconoció ayer en las imágenes de la agresión, pero dijo no acordarse de nada porque estaba bajo los efectos de pastillas tranquilizantes.

Respecto al único menor detenido, la fiscal de guardia en el Juzgado de Incidencias pidió su internamiento en un centro en régimen cerrado. A éste se le acusa de ser el que apaleó con una muleta al guardia y que le produjo, según recoge el atestado, la que le produjo la rotura del tabique nasal. El tercer detenido, Samuel F. F., que ayer prestó declaración ante el juez, fue puesto en libertad sin cargos. Según las mismas fuentes, la detención de este joven se debió a que las cámaras captaron su entrada al estadio con la muleta con la que después se produjo la agresión. Fuentes del caso explicaron que Samuel F. F., se hizo pasar por minusválido para acceder más fácilmente al Sánchez Pizjuán. Sin embargo, este joven no aparece en el vídeo de la paliza, en el que se ve que la muleta es lanzada desde la grada y recogida del suelo por el menor detenido. Francisco C. P., quien supuestamente se abalanzó sobre el portero del Betis, Toni Prats, y Mario S. A., arrestado en el exterior del Sánchez Pizjuán por portar una pancarta de incitación a la violencia, fueron puestos ayer en libertad con cargos y con obligación de presentarse en el juzgado el 11 y el 25 de cada mes.

Por otra parte, el Comité de Competición abrió ayer un expediente disciplinario ordinario al Sevilla, por el que puede ser clausurado el estadio "de cuatro encuentros a una temporada". El club tiene de plazo hasta el mediodía del viernes para presentar sus alegaciones. El fallo del Comité se espera ese día.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de octubre de 2002