Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La izquierda critica la asistencia de Ferrusola a la canonización de Escrivá

PSC, ERC e ICV reivindican la aconfesionalidad del Estado

Los tres partidos de la izquierda catalana criticaron ayer la asistencia de Marta Ferrusola, esposa del presidente Pujol, y del consejero de Justicia, Josep Delfí Guàrdia, a la ceremonia de canonización del fundador del Opus Dei, Josemaría Escrivá de Balaguer, celebrada el domingo en Roma. Dolors Comas, diputada de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV) ha presentado varias preguntas al Gobierno para saber quien pagó el viaje de Ferrusola, Guàrdia y sus acompañantes.

El secretario general de Esquerra Republicana (ERC), Josep Lluís Carod, consideró 'del todo injustificable, fuera de lugar y totalmente desafortunado' que una representación oficial de la Generalitat asistiera a la canonización 'porque estamos en un Estado aconfesional'. Carod agregó además que no veía qué relación puede haber entre el Opus Dei y el Gobierno de la Generalitat 'puesto que no nos consta que Escrivá fuera catalán'.

Más moderado, el portavoz del PSC, Miquel Iceta, señaló que 'sobre las creencias personales de cada uno' no tenía nada que decir. Pero comentó con ironía que los trabajadores que el sábado se manifestaron en Madrid en contra la política laboral del Gobierno del PP habrían agradecido que los ministros que fueron a la canonización hubieran asistido a la concentración convocada por los sindicatos.

Las fuentes oficiales del Gobierno catalán indicaron a EL PAÍS que Marta Ferrusola ocupó una plaza en la tribuna de autoridades porque asistía a la canonización como esposa del presidente de la Generalitat, y que el consejero de Justicia asistía al acto en representación oficial del Gobierno catalán.

Éstos son algunos de los extremos que la diputada Dolors Comas ha preguntado por escrito al Gobierno. También le ha requerido que explique, en su caso, por qué motivos 'una Administración aconfesional consideró oportuno' enviar una representación oficial a la canonización, 'qué organismo lo decidió' y el coste del viaje y estancia de la delegación.

La izquierda ha criticado en numerosas ocasiones al Gobierno de CiU por atenerse a los principios de aconfesionalidad y laicidad. Carod recordó que su partido ha preconizado repetidamente, aunque en vano, 'un pacto por la laicidad' de las instituciones catalanas, para garantizar que serán totalmente neutras ante las expresiones religiosas. 'Y que no habrá tratos de privilegio hacia alguna ni discriminación hacia otras'.

El portavoz de ICV, Joan Herrera, criticó también la relevancia dada por TVE al acto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de octubre de 2002