EL ÚLTIMO DEBATE DEL PRESIDENTE

CiU busca la complicidad de ERC en las resoluciones

Convergència i Unió ha topado durante esta legislatura con la firme negativa del Gobierno central a aumentar el techo competencial de la Generalitat. Descartada la reforma del Estatuto, tal como reiteró ayer en el debate Jordi Pujol, al menos bajo su mandato, los nacionalistas pretenden efectuar una advertencia al partido que gobierne en el futuro en Madrid y a la vez buscar la complicidad soberanista de Esquerra. Y lo harán a través de una propuesta de resolución que presentarán hoy a la votación del plenario. Si el futuro Ejecutivo central -sea del PP o del PSOE- no atiende a las reclamaciones de CiU que constan en su documento de incremento del autogobierno y se niega a ceder nuevos traspasos a la Generalitat, la federación apostará por una nueva redacción del Estatuto.

Anoche los nacionalistas no tenían asegurado el apoyo de ningún partido a su propuesta y contemplaban incluso la posibilidad de perder la votación.

El Partit dels Socialistes e Iniciativa per Catalunya Verds han presentado sendas resoluciones por las que instan al presidente de la Generalitat a dar por acabada la legislatura y convocar de forma inmediata elecciones al Parlament. Las dos formaciones acordaron presentar cada una su propia resolución, pero con toda seguridad hoy se apoyarán mutuamente en este punto.

El PSC considera muy improbable llegar hoy a acuerdos significativos con Esquerra Republicana, que ha optado por marcar su perfil propio en las propuestas de resolución. Los republicanos muy probablemente se abstendrán a la hora de votar la petición de anticipar las elecciones.

Pese a ello, algunos de los puntos presentados por los socialistas son difícilmente rechazables por ERC, por cuanto reproducen acuerdos alcanzados con anterioridad por las izquierdas, como 'reforzar el autogobierno reformando el Estatuto en la línea de la propuesta para profundizar el autogobierno' lanzada el año pasado en el Parlament por el PSC, ERC e ICV. El PSC también quiere que el Parlament constate que 'el mantenimiento de un acuerdo político entre CiU y el PP resulta lesivo para el autogobierno de Cataluña'.

Los republicanos han presentado sus resoluciones con la voluntad de separarse por igual de CiU y el PSC: en contra de la Ley de Partidos y reclamando un sistema de financiación basado en el concierto económico y una reforma del Estatuto que tenga el objetivo de 'construir un nuevo proyecto político basado en la libre asociación y la soberanía compartida', en línea con la propuesta lanzada la pasada semana por el lehendakari, Juan José Ibarretxe.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0002, 02 de octubre de 2002.

Lo más visto en...

Top 50