Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fallece a los 93 años Pablo Garnica, el presidente de Banesto al que relevó Conde

Pablo Garnica Mansi, uno de los máximos representantes de las familias tradicionales que controlaron Banesto, ha fallecido a la edad de 93 años. Nacido en 1909, licenciado en Derecho, profesor mercantil y censor jurado de cuentas, dedicó toda su vida laboral al Banco Español de Crédito. Comenzó a trabajar en la entidad en 1932, después de aprender el negocio bancario en París y Londres. Veinte años después fue nombrado director general y en el año 1964 administrador delegado, para llegar a vicepresidente y consejero delegado seis años después. Creció profesionalmente como segundo de José María Aguirre Gonzalo, el presidente más carismático que ha contado la entidad en las últimas décadas. Garnica Mansi accedió a la presidencia de Banesto en el año 1983 con la crisis bancaria española en pleno auge y en un momento en el que el Banco de España se mostraba cada vez más exigente con la solvencia del sistema financiero. Hacía poco menos de un año que se había intervenido Rumasa y las medidas liberalizadoras para hacer hueco a la banca extranjera dificultaban la labor bancaria. Banesto era el primer banco español por activos.

En el mes de noviembre de 1987 debe hacer frente a la oferta pública de adquisición (OPA) hostil presentada con el Banco de Bilbao, que no logra superar y que termina por relevarle de la presidencia de la entidad en favor de Mario Conde, un abogado del Estado emergente que había aterrizado en el banco dos meses antes tras comprar un paquete de acciones junto a Juan Abelló.

Garnica Mansi, que junto con la familia Argüelles y los Figaredo, dirigieron durante varias décadas un banco con una clara vocación industrial, dejó el banco obligado por los acontecimientos y con grietas en el consejo de administración. Admirado por el sector por su tesón y dedicación al banco y criticado por su falta de personalidad, Garnica Mansi defendía la participación de la banca en las grandes empresas y de hecho contaba con el primer grupo de participadas de España. Casado con Pilar Gutiérrez Pombo y padre de 13 hijos, formó parte de los consejos de administración de las primeras empresas españolas y su relevo en el banco como consejero lo tomó su hijo Pablo Garnica Gutiérrez hasta que también fue cesado por Mario Conde.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 2002