Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno regional aprueba el Ensanche de El Escorial

La Comunidad de Madrid ha aprobado el plan parcial del Ensanche de El Escorial, que contará con una inversión superior a los 30 millones de euros, de los que el 40% será aportado por el Ayuntamiento y el resto por la Administración regional. El alcalde, Javier de Miguel, del PP, calificó ayer este proyecto como 'el más importante de toda la historia del municipio'. 'Supondrá que la zona industrial absorba muchas de las industrias que actualmente se encuentran en sótanos o pisos bajos y se creará un entramado social y colectivo que ahora no existe, además de ganar en calidad de vida', añadió.

La actuación urbanística contempla la construcción de un polígono industrial y de 1.430 viviendas, de las que 859 serán de protección oficial y las 571 restantes de precio libre. También se incluyen 180.000 metros cuadrados de zonas verdes y parcelas para uso comercial, hotelero, sanitario y educativo, y de ese total 23.000 se destinarán a terrenos deportivos.

El proyecto suscitó la queja de muchos vecinos que van a verse afectados por la expropiación de sus terrenos (40 viviendas y el traslado de cuatro industrias), que será aprobada definitivamente en el próximo mes de noviembre, según anunció el concejal de Urbanismo, Alfonso Bosch. Los vecinos se quejaron de que el Consorcio (formado por el Ayuntamiento de El Escorial y el Gobierno regional) les ofrece por sus viviendas la mitad de lo que cuestan en el mercado.

En este sentido, el alcalde aseguró que tratará de 'llegar a una solución razonable para todos'. Las viviendas que se van a construir (las primeras estarán terminadas para el año 2005) serán en bloque -un bajo y dos o tres alturas- y estarán distribuidas en diferentes manzanas con patios exteriores privados. Además, se construirán dos avenidas de 65 metros de ancho cada una.

En cuanto al medio ambiente, se tiene previsto recuperar arroyos existentes en las zonas, así como la colada de Guadarrama -que surca el ámbito de la actual M-600 hasta cruzar las vías del ferrocarril- y la colada de Navalquejido.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 28 de septiembre de 2002