Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres artistas vascos y tres argentinos reflexionan en Arteleku sobre la pintura

Los autores cuestionan el arte y la cultura a través de la experimentación formal

Son seis artistas, tres argentinos -Octavio Blasi, Tulio de Sagastizabal y Gabriela Kraviez- y otros tantos vascos -Iñaki Gracenea, Juan Pérez e Iñaki Imaz-. Cada uno mantiene una estética, pero todos comparten una idea: son pintores que, a través de la experimentación de formas y contenidos, intentan dialogar con la pintura y cuestionar el arte y la cultura en general. Sus obras se exhiben desde hoy en el centro Arteleku, en San Sebastián.

La idea de la exposición, bautizada No te separes de nosotros, tiene su origen en la reflexión sobre la situación de la pintura que la mayoría de los protagonistas hicieron hace tres años en Arteleku. Fruto de ese análisis, el centro ofrece ahora 'un retrato convincente de la pintura en el contexto complejo y multidisciplinar que propone el arte contemporáneo', apuntó ayer su director, Santi Eraso.

Al mismo tiempo, el centro apuesta por un grupo de artistas, que, pese a la proliferación de otros lenguajes, sigue abogando por la pintura, sin que ello signifique que en su afán de investigar renuncien a técnicas como la animación, la fotografía o el vídeo. El hondarribitarra Iñaki Gracenea, por ejemplo, trabaja sus imágenes en el ordenador, pero luego las pinta, ya que ello le permite dotar a dichas imágenes de 'perdurabilidad'. Octavio Blasi reivindica también en sus obras la 'lentitud' de la pintura frente a la 'velocidad' de las nuevas tecnologías y los medios de comunicación.

La experimentación lleva a la argentina Gabriela Kraviez a desperdigar sus obras por el suelo y convertirlas en objetos, como la alfombra que recibe a los visitantes de la exposición. El donostiarra Juan Pérez juega con los volúmenes y su paisano Iñaki Imaz muestra pinturas que surgen de referencias dispares, como programas de televisión o fotos de amigos. Tulio de Sagastizabal exhibe un cruce de líneas que se presenta como 'contrapunto de la pintura rigurosa'. La muestra permanecerá hasta el próximo 27 de octubre en San Sebastián, desde donde viajará a Madrid. La intención es presentarla el año próximo en Argentina.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 27 de septiembre de 2002