La OTAN sitúa en Bétera una base de control de intervenciones rápidas

El cuartel de Bétera forma parte ya del Mando Aliado Europeo de los Cuerpos de Intervención Rápida. Joseph Ralston, comandante supremo de las fuerzas de la OTAN en Europa, anunció ayer la designación, junto a otros cuatro, del cuartel de Bétera como base desde la que se dirigirá la movilización de efectivos de intervención rápida a cualquier lugar del mundo.

Fue en mayo cuando el representante militar de España en la sede de la OTAN y anterior jefe de la Fuerza de Maniobra de Valencia, teniente general Luis Feliu, anunció que 'la evaluación de las instalaciones de Bétera ha sido un éxito'. Entonces aún faltaba el último examen, previsto inicialmente para el próximo mes de noviembre, pero se daba por hecho que la base militar en Valencia sería designada para formar parte de los puestos dotados de la tecnología más avanzada -de hecho se define como un centro de control especializado en comunicaciones, sin tropa ni armamento- para desplazar efectivos capaces de estar en destino en dos semanas.

La designación de Bétera no ha estado exenta de polémica. Los movimientos pacifistas han realizado una importante campaña de rechazo que ha sido contrarrestada por las expectativas de desarrollo y generación de riqueza en la zona que han esgrimido los estamentos militares y los representantes políticos. El ministro de Defensa, Federico Trillo, visitó las dependencias del cuartel de Bétera, desde ayer ya base de Alta Disponibilidad de la OTAN, el pasado mes de junio. Trillo dijo entonces que el coste total de la adaptación y dotación del cuartel Bétera a las necesidades de una base de Alta Disponibilidad de la OTAN costaría 180,3 millones de euros, de los que hace tres meses se habían invertido ya 18,1.

Las instalaciones de Bétera han pasado un control sobre 400 puntos establecidos por el comité de expertos de la OTAN. En ellas, que técnicamente se denominan HRF (High Readiness Force), hay capacidad para albergar 1.400 soldados, de los que 400 serán jefes y oficiales (el 60% españoles) y 1.000 personas adscritas a un batallón y a una brigada de transmisiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 24 de septiembre de 2002.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50