Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

No es oro todo lo que se produce

Río Narcea Gold Mines obtendrá este año los primeros beneficios de su historia

La compañía, que lleva acumuladas desde su fundación unas pérdidas de 10 millones de dólares, tras haber extraído 450.000 onzas de oro desde 1998, se está beneficiando del acceso a las mejores zonas de sus yacimientos, del aumento de la producción y de la fuerte apreciación del oro en los últimos meses, en los que ha vuelto a actuar como valor refugio ante las turbulencias y fuertes caídas vividas por las bolsas. La entrada en rentabilidad de la compañía se produce cuando el capital español fundacional -Hullas de Coto Cortés y Lignitos de Meirama, vinculadas, respectivamente, al Banco Pastor y a Unión Fenosa, a su vez con fuertes vínculos entre sí- acaba de abandonar, hace unos meses, su accionariado.

La empresa, que cotiza en Toronto, extrae oro en Asturias, tiene un proyecto en La Coruña e iniciará la explotación de níquel en Badajoz

Hullas de Coto Cortés y Lignitos de Meirama, socios fundacionales, han vendido hace poco su participación en la compañía

La mejora de resultados de Río Narcea, y su entrada en rentabilidad, se atribuye al acceso a las mejoras zonas de sus yacimientos, al consiguiente aumento de la producción pero también a la mayor ley del mineral extraído, a la ventajosa cotización del metal de oro -que se ha apreciado en los mercados internacionales al compás de las fuertes caídas vividas por las bolsas y de las tensiones e incertidumbre generadas por los atentados del 11 de septiembre y por los conflictos de Afganistán, India-Pakistán, Oriente Próximo, y más recientemente por la posibilidad de un ataque militar de EE UU contra Irak- y al mejor comportamiento del euro respecto al dólar en el último año.

La debilidad del dólar afectó negativamente a los ingresos de la empresa, que destina a la exportación toda su producción, pero alivia sus cargas financieras. La sociedad aprovechó la fortaleza del euro en los últimos meses para sanear su balance, amortizando con importantes ahorros deuda por un importe de cuatro millones de dólares. Su endeudamiento actual es de 16,5 millones de dólares a largo plazo y otros 3,5 millones en deuda convertible. En el pasado reciente, la sociedad llega a acumular empréstitos por valor de 26,5 millones de dólares.

A resultas de unos y otros factores, en el segundo trimestre de este año la rentabilidad de la compañía se ha acrecentado de forma espectacular, lo que permite abrigar previsiones muy optimistas para el cierre del ejercicio. El cash flow (recursos generados) en el primer semestre de este año ascendió a 8,7 millones de dólares frente a los 1,7 millones del mismo periodo del año anterior.

La pasada primavera, fondos internacionales de inversión, fundamentalmente de EE UU, Canadá y Reino Unido, suscribieron una ampliación del 12% del capital de la compañía por un valor de mercado de más de 10 millones de euros. Un grupo de inversores vinculados al presidente de Río Narcea Gold Mines Limited, Chris von Christierson, adquirió el paquete en poder hasta ahora de los accionistas españoles. Christierson, un inversor minero surafricano afincado en Londres, y que es accionista y consejero de Goldfields, la segunda compañía aurífera surafricana y cuarta del mundo, posee directamente el 6,2% de Río Narcea a través de la sociedad Sart Securities. Un 19,5% está en poder de NTC Trust, una comisión liquidadora, gestionada por la oficina de Price Whiterhouse de Chicago, que maneja una sociedad en quiebra que era titular de ese paquete.

Río Narcea, que da empleo a 195 personas (155 trabajadores fijos y 90 subcontratados), prevé producir este año 165.000 onzas de oro, el 30% más que en 2001. En el pasado ejercicio facturó 33 millones de dólares estadounidense y en 2002 prevé alcanzar una cifra de 46 millones.

Explotaciones subterráneas

La compañía ha empezado ya la perforación de galerías para emprender las primeras explotaciones subterráneas en Boinás Este (Asturias). Hasta ahora se había limitado a la extracción a cielo abierto, cuyas reservas se agotarán en 2005. Aunque los costes de producción subterránea son más elevados, la compañía prevé compensarlos con un mayor rendimiento aurífero merced a la mejor ley de las vetas más profundas. Y la sociedad mantiene vivo el proyecto de emprender la extracción de unas reservas de 30.000 onzas anuales en un yacimiento localizado en A Coruña.

Mientras unos analistas aún ven recorrido al alza del oro, otros creen que volverá a depreciarse en cuanto se consolide la recuperación de las bolsas. Alberto Lavandeira, presidente de Río Narcea Gold Mines y consejero delegado de su sociedad holding, Río Narcea Gold Mines Limited, cree que el oro seguirá siendo un activo de inversión seguro, junto al dólar, el euro y el yen, y recuerda que la demanda anual de este metal es superior a la producción mundial. En todo caso, Río Narcea prefiere no ser rehén de la cotización del oro y de sus vicisitudes y pronto abandonará el monocultivo aurífero para ampliar su campo de operaciones a otros metales. El mayor de sus proyectos en marcha es la extracción de níquel en una amplia franja actualmente en exploración entre Córdoba y el sur de Portugal. El primer proyecto minero se acometerá en Aguablanca (Badajoz).

'El estudio está a punto de culminarse. La decisión de empezar la extracción se tomará de inmediato', explica Lavandeira. La inversión será de 60 millones de euros. La construcción de las instalaciones se acometerá el año próximo y el arranque de la producción se prevé para comienzos de 2004. 'Ahora tenemos ya casi más esperanzas en el níquel que en el oro. En Europa, salvo en Grecia, apenas se produce níquel y la zona entre Córdoba y Portugal tiene un potencial enorme', asegura Lavandeira.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 22 de septiembre de 2002