Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Doble aviso fronterizo

Los representantes españoles en el Comité Político del PPE también lograron introducir en el nuevo documento unas referencias que, sin duda, levantarán ampollas. De un lado, se indica que las fronteras últimas de la UE tienen un límite y que las puertas de la Unión no estarán abiertas a todo posible candidato sin limitación geográfica. De otro, los líderes conservadores se comprometerán a que las fronteras interiores de los Estados de la Unión no sufran alteración alguna y así desean que conste en documentos institucionales de la Unión.

En cuanto a los confines últimos de la UE, el documento señala que algunos países que puedan optar a unirse al club (no cita ninguno, aunque se refiere a casos como Rusia o Marruecos) tendrán que conformarse con suscribir acuerdos de asociación con la Unión sin posibilidad de ir más lejos.

Con respecto a la imposibilidad de modificar las fronteras de cada Estado, los dirigentes del PP español no han ocultado su intención de poner fuertes trabas a las hipotéticas tentaciones de grupos nacionalistas de optar por vías soberanistas en el futuro.

Entre los españoles del PP asistentes a la reunión de ayer figuran Íñigo Méndez de Vigo, eurodiputado miembro del Presidium de la Convención sobre el futuro de Europa; Antonio López de Istúriz, secretario general del PPE en sustitución de Alejandro Agag; Jorge Moragas, secretario de relaciones internacionales del PP, y Gerardo Galeote, líder de los eurodiputados del PP.

También en línea con lo ocurrido en junio pasado durante la cumbre europea de Sevilla a propuesta de Aznar, el nuevo informe del PPE introduce la necesidad de cooperar y colaborar especialmente con países terceros que combatan la inmigración ilegal.

Entre las novedades, figura igualmente una apuesta de la UE por una Europa con mayor cohesión económica y social, así como por el desarrollo de políticas comunes en las áreas de la justicia y la libertad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002