Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La ponencia para redactar la ley de incompatibilidades no se ha reunido nunca

Los partidos políticos catalanes no se han reunido ni una sola vez en dos años y medio para trabajar en la proposición de ley sobre el régimen de incompatibilidades de altos cargos y diputados del Parlament.

La redacción de la ley corre a cargo de una ponencia parlamentaria en la que están presentes todos los partidos de la Cámara y que fue constituida en febrero de 2000. Los componentes de la ponencia, los diputados Jaume Camps, de Convergència i Unió (CiU); Josep Maria Vallès, del grupo Socialista-Ciutadans pel Canvi (PSC-CpC); Daniel Sirera, del Partido Popular (PP); Joan Ridao, de Esquerra Republicana (ERC), y Rafael Ribó, de Iniciativa per Catalunya Verds (ICV), no se han reunido nunca para trabajar en la redacción de la proposición de ley.

La constitución de esta ponencia respondía a la iniciativa de CiU y ERC, que en diciembre de 1999 presentaron una propuesta conjunta con la intención de que la Cámara elaborara esta ley.

También el Partit dels Socialistes presentó su propia propuesta en enero de 2000 con la firma de sus diputados. Según Joan Ridao, portavoz de ERC, CiU se había comprometido con los republicanos a impulsar el texto en el pacto de investidura que llevó a Jordi Pujol a presidir la Generalitat tras las últimas elecciones autonómicas. En aquella votación, el líder de Convergència i Unió alcanzó la presidencia de la Generalitat con los votos del Partido Popular.

Ridao explicó que, en aquel momento, ERC pactó con CiU, entre las condiciones para abstenerse en el debate de investidura, la elaboración de esta ley, que coleaba desde el mandato anterior.

En la anterior legislatura, el Parlament ya creó una ponencia que se llegó a reunir en una ocasión y que encargó a los servicios de la Cámara un estudio comparativo acerca de la legislación sobre incompatibilidades en otros países. Tras la entrega de esa información, la ponencia no volvió a reunirse. En opinión del portavoz de Esquerra Republicana de Catalunya, CiU 'no tiene interés real' en elaborar esta ley; asimismo Ridao reprochó a los convergentes que no hayan impulsado la reunión de la ponencia y aseguró tener la 'conciencia tranquila' ante la parálisis de los trabajos. Daniel Sirera, del Partido Popular, explicó que nadie lo había convocado a reunión alguna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de septiembre de 2002