Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA SITUACIÓN EN EL PAÍS VASCO

El 'lehendakari' avisa de que se opondrá a las iniciativas que buscan el choque en Euskadi

Michavila considera la decisión del Parlamento vasco carente de eficacia porque 'es política'

El Gobierno vasco y los principales dirigentes del PNV cerraron filas ayer en el conflicto institucional planteado entre las instituciones autónomas y el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aseguró que tratará de frenar las 'barbaridades políticas y jurídicas' que buscan 'el enfrentamiento social en Euskadi'. El ministro de Justicia, José María Michavila, por su parte, consideró política y carente de eficacia la decisión de la Mesa del Parlamento vasco de no disolver el grupo de Batasuna, como había ordenado Garzón, por entender que el auto del juez es nulo.

Los principales espadas del PNV hablaron ayer con un único objetivo, 'aguantar y contraatacar', en palabras de su presidente, Xabier Arzalluz. El lehendakari, Juan José Ibarretxe, aseguró en Mondragón (Guipúzcoa) que su Gobierno frenará todos los 'excesos políticos e iniciativas jurídicas' que busquen 'impulsar el enfrentamiento social en Euskadi'.

No mencionó la querella que el lunes anunció su Gabinete por prevaricación contra el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón, ni la decisión adoptada por mayoría por la Mesa del Parlamento vasco el mismo día de considerar 'nulo de pleno derecho' el auto del juez que ordenaba suspender las actividades del grupo parlamentario de Batasuna.

Ibarretxe no los mencionó, pero siguiendo el ejemplo del presidente de su partido, entró de lleno en el anunciado 'contraataque'. Así, acusó al Gobierno de José María Aznar de impulsar 'las barbaridades jurídicas y políticas más notables de los últimos tiempos, a sabiendas de que son rechazadas por una inmensa mayoría de la sociedad vasca'.

Tuvo también palabras para el PSOE, al que censuró por no tener 'personalidad propia'. Ibarretxe hizo estas consideraciones en su discurso de apertura del curso académico de la Universidad de MCC, el grupo cooperativo de Mondragón.

Mientras Ibarretxe se despachaba en el acto académico, en Sabin Etxea (la sede central del PNV, en Bilbao) Arzalluz y el portavoz del partido, Joseba Egibar, aseguraban que éste utilizará 'todos los medios' legales y 'el recurso al pueblo' para defender 'las libertades'.

Sin embargo, el propio Egibar reconoció que la decisión del Parlamento va más allá de lo previsto por la ley. Así, aceptó que no existe ninguna norma que autorice a un Parlamento a considerar nulo de pleno derecho el auto de un juez.

El portavoz nacionalista declaró también que Garzón ha invadido competencias del Parlamento y que, al no existir una instancia donde resolver este conflicto, se optó por la declaración de nulidad. Tras esta argumentación, Egibar, en tono desafiante, señaló: 'Veremos como viene Garzón. Le estamos esperando'.

Arzalluz, tras confundir a Aznar con Garzón y decir que son lo mismo, anunció que su partido saldrá a la calle a manifestarse y recordó que el sábado se reunirán en Barakaldo (Vizcaya) los dirigentes del partido para decidir unas pautas de comportamiento. El líder del PNV acusó a Aznar de agudizar la 'crisis' en Euskadi por motivos electorales.

Por su parte, el ministro de Justicia, José María Michavila, declaró ayer en Madrid que la decisión de la Mesa del Parlamento vasco 'no tiene ninguna eficacia' porque es una 'declaración política'. 'Las declaraciones de nulidad de pleno derecho no les corresponden a los órganos políticos', agregó, 'sino exclusivamente a los órganos judiciales'.

Michavila indicó también que el Estado de derecho dota a los jueces de 'resortes' para impulsar la aplicación de sus resoluciones porque les corresponde juzgar y ejecutar lo juzgado.

Respecto a la querella contra el juez por prevaricación que el lunes anunció el Gobierno vasco, Michavila irónico y dijo que está deseando conocer sus argumentos y que esperaba que se presentara antes de las 11 de la mañana de ayer, porque de lo contrario 'es que no lo tienen tan claro'.

Cardenal actuará 'si es procedente'

El fiscal general del Estado, Jesús Cardenal, declaró ayer que esperará a conocer las razones y los argumentos en que se ha basado el Parlamento vasco para negarse a disolver el grupo de Batasuna, como le ordenó el juez Baltasar Garzón, pero agregó que actuará 'con toda naturalidad' si resulta 'procedente'. Cardenal, que intervino por la mañana en un acto para presentar la Carta de Derechos del Ciudadano ante la Justicia, declaró en torno al conflicto entre las instituciones autónomas vascas y el juez de la Audiencia Nacional que la Sala Segunda del Tribunal Supremo es el órgano competente para estudiar la querella por prevaricación anunciada por el Gobierno de Vitoria y la posible denuncia del Parlamento por usurpación de funciones, puesto que los magistrados son aforados. Sobre la decisión de la Mesa del Parlamento vasco, que votó por mayoría no ejecutar la orden de Garzón por entender que es nula de pleno derecho, el fiscal general del Estado aseguró que desconoce 'cuáles son las razones o motivos', por lo que no puede anticipar su actuación. Cardenal cree que el Parlamento vasco debería dirigirse al magistrado. 'En definitiva, se trataría de no obedecer una resolución suya', declaró. 'Por tanto, la contestación se la tendrán que dar a Baltasar Garzón'. 'A lo mejor el juez Baltasar Garzón, a la vista de la comunicación que le afecta, la pasa al fiscal para que informe', añadió Cardenal.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de septiembre de 2002

Más información