Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La última 'joya' de las firmas pendientes de privatizar

Con casi 500 kilómetros de autopistas y unos ingresos de 144 millones de euros el año pasado, el grupo ENA es la última joya que queda por privatizar en España. Todavía no existe un calendario definido para la salida del capital público de ENA, pero la intención del Gobierno es comenzar el proceso a finales de año.

Tras la reciente privatización de Trasmediterránea, cerca de una veintena de empresas con participación pública mayoritaria están en manos de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Además del grupo ENA, esta lista está formada, entre otras, por la agencia de noticias Efe, Cetarsa (tabaco), Enusa (energía), el grupo de gestión inmobiliaria Infoinvest y la aseguradora pública Musini. La privatización de esta última también está previsto que se inicie, al igual que la del grupo ENA, a finales de este mismo año.

La privatización de ENA es un plato muy apetitoso, ya que ofrece a las concesionarias de las autopistas la última gran posibilidad para crecer de forma significativa en el mercado español. ENA está presente en Galicia, Asturias, Castilla y León y Navarra, y también cuenta con participaciones en tres de las futuras radiales de acceso a Madrid.

OPV o concurso

La privatización podría llevarse a cabo a través de una oferta pública de venta (OPV) de acciones o bien a través de un concurso. Todo indica que, en este caso, se optará por la segunda posibilidad, o por combinar ambos sistemas, algo que en principio permite garantizar la presencia de capital español.

En los últimos seis años, los ingresos generados por las privatizaciones realizadas por la SEPI suman más de 27.450 millones de euros, con unas plusvalías por importe de 10.818 millones, según los últimos datos de este organismo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002