Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Severo filtro a los refugiados

En nueve años, sólo 337 personas han obtenido el estatuto de refugiado político en la Comunidad

De los 3.748 solicitantes de asilo político en España durante el primer semestre de 2002, 3.505 fueron rechazados. Sólo 107 se aceptaron a trámite, según la Oficina de Asilo y Refugio (OAR) del Ministerio del Interior. Ello supone una estancia temporal, mientras que una Comisión Interministerial tramita el expediente. Tras este proceso el grifo se constriñe. En junio de 2002 sólo 14 personas de las 429 obtuvieron una resolución de asilo.

El aumento del número de solicitantes de asilo político en España -en 2001 se elevó a 9.476 personas, con un incremento del 20%, respecto a 2000- se traduce en un cerrojo gubernativo. 'Es una vergüenza. Sólo 7.832 personas han obtenido asilo en España desde que entrara en vigor la ley de asilo hace 9 años', explica Mauricio Valiente, coordinador del servicio jurídico de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR). Desde 1984, 337 personas han obtenido el estatuto de refugiado político en la Comunidad Valenciana: 69 en Alicante, 12 en Castellón y 256 en Valencia. El responsable de la ONG expone los motivos del 'severo blindaje': 'Cubanos y colombianos podían solicitar asilo con un simple pasaporte. Desde hace unos meses necesitan un visado de la embajada'. A esto se añade la imposibilidad de explicar los derechos a los subsaharianos que arriban a las costas: 'Muchos de ellos podrían pedir asilo pero son interceptados por la policía'.

'Nos dan un papel sabiendo que las posibilidades de asilo son nulas'

Al negarnos el permiso nos convierten en ilegales sin ningún derecho social

MÁS INFORMACIÓN

Es el drama de los refugiados políticos. El derecho al asilo está recogido en el artículo 13.4 de la Constitución Española, la Convención de Ginebra de 1951 y el Protocolo de Nueva York de 1967, donde se reconoce al refugiado como la persona obligada a abandonar su país por ser perseguida por raza, religión, nacionalidad u opinión política. El derecho al asilo consiste en la no expulsión durante el tiempo que subsistan las causas del asilo.

'Entrar en Barajas es para los cubanos una utopía real. De los 70 que llegamos al aeropuerto sólo 2 pedimos asilo. Sabemos que para nosotros es difícil y la mayoría pidió el pasaporte para emigrar a EE UU, donde se nos legaliza pronto', recuerda el cubano Adalberto Rodríguez.

Colombia y Cuba son las naciones que generan mayor número de solicitantes de asilo. A los oriundos del primer país, les era más fácil entrar. En diciembre de 2001 pidieron asilo 190 colombianos y 351 cubanos siendo admitidos a trámite 123 frente a los 21.

Tener la solicitud de asilo supone un triunfo con carácter temporal. El 10% de los refugiados con este documento -los más vulnerables- se alojan en los Centros de Acogida a Refugiados (CAR's): establecimientos públicos, gestionados por el Instituto Nacional de Servicios Sociales (Inserso) y destinados a prestar alojamiento, manutención y asistencia psicosocial, primaria, así como otros servicios. Existen cuatro centros: dos en Madrid, uno en Mislata (Valencia) y otro en Sevilla, que suman 396 plazas. Los solicitantes de asilo permanecen seis meses, prorrogables.

El grueso de refugiados sale a flote a través de las ONG's, que gestionan programas a la espera del final del expediente -legalmente 6 meses- aunque se demora entre 12 y 33 meses.

Después se inicia un nuevo calvario porque la mayoría de expedientes se resuelve negativamente. 'España contribuye a la tragedia del pueblo cubano. Nos dan un papel que autoriza la residencia temporal por seis meses o un año, sabiendo que con todas las pruebas del mundo o sin ellas las posibilidades de recibir asilo son nulas. Al negarnos el asilo nos convertimos en ilegales, sin ningún reconocimiento social', relata Adalberto que acaba de recibir la resolución desfavorable.

En una carta dirigida al ministerio pide no ya quedarse en España, sino que se reconozca su condición de perseguido por la veintena de instituciones que le avalaron desde Cuba, de donde fue expulsado por su condición de ex oficial de la Contra Inteligencia Cubana. Tras admitirse a trámite su solicitud de asilo, vivió en el CAR de Mislata. Con la negativa en el bolsillo está obligado a abandonar España en 15 días, o a vivir indocumentado.

Thaer Issa de 26 es palestino y reside en el CAR de Mislata desde hace cinco meses. 'Llegué un viernes a Madrid y hasta el lunes que abrían la Oficina de Asilo y Refugio me quedé en la calle. Después estuve un mes vagando por las calles esperando el certificado médico que autorizaba el ingreso en el CAR '. Ahora se pregunta qué pasara cuando consuma su estancia en el centro. 'La mayoría de gente no obtiene la residencia y se va a vivir al cauce del río'. ONG's como CEAR reivindican más ayudas para atender a estos refugiados con pocas esperanzas.

La resolución favorable sobre la petición de asilo en España supone el reconocimiento de la condición de refugiado y de sus dependientes o familiares.

En estos momentos hay 7.832 personas con estatus de refugiado en vigor, de acuerdo con la memoria de la OAR. Muchos más individuos que casos favorablemente resueltos por el derecho a residir de cónyuges e hijos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de septiembre de 2002