Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Nau exhibe arte desde el corredor de la muerte

Ramiro Flores pide justicia y que se revise el juicio de su hijo porque hubo hasta 14 anomalías. Ana María Urbán quiere que le permitan ser madre, ganar el tiempo perdido. 18 años años lleva en el corredor de la muerte, esperando la inyección letal, el mexicano emigrado a Estados Unidos Mario Flores. En ese tiempo ha aprendido a pintar, además de licenciarse en Derecho. Desde ayer, La Nau de la Universidad de Valencia, dentro del Fòrum de debats, exhibe los cuadros de Mario Flores, que sorprenden por su técnica. Estampas populares mexicanas, retratos de Frida Kalho abundan en las obras de este acusado de homicidio, cuyos padres insisten en que su hijo estaba cenando con ellos cuando sucedieron los hechos y que la policía fue cambiando la hora para poder acusarlo.

El rector de la Universidad de Valencia, Francisco Tomás, señaló que se trata de algo más que de una exposición y, en un contexto en el que en nombre de la libertad se anuncia una nueva guerra, destacó la importancia de la vida. Tras la inauguración, el catedrático Javier de Lucas impartió la conferencia Hipocresía y condena de la pena de muerte en la que recordó que en Estados Unidos se han duplicado los condenados a muerte en 10 años.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de septiembre de 2002