_
_
_
_

Perros silvestres en la Casa de Campo

F. Javier Barroso

La Casa de Campo cuenta desde hace unos meses con unos vecinos muy particulares. Este pulmón verde de la capital se ha convertido en el hábitat preferido de un pequeño grupo de perros asilvestrados que la Unidad de Protección del Medio Ambiente de la Policía Municipal no encuentra, aunque lo está buscando pertinazmente, según comentan algunos agentes.

Los canes, cuya raza exacta se desconoce, viven en la parte más alejada de paso y disfrute de los madrileños, cerca de los límites con la urbanización de Somosaguas, en Pozuelo de Alarcón. Es en este punto donde han sido vistos por algunos madrileños. 'Al estar tan alejados de las zonas más utilizadas de este espacio verde, no representan ningún problema para las personas que se acerquen a la Casa de Campo, ya que los visitantes se mueven por la zona del Parque de Atracciones, el Lago o el Zoo, o, como mucho, de paso hacia la zona de Prado del Rey', explica un policía municipal.

Más información
El erizo que viajó en coche hasta Latina

Los agentes acuden todos los días a estas zonas a distintas horas, por las que pasea algún viandante o donde algún ciclista aprovecha los desniveles para disfrutar de su bicicleta de montaña. Los policías, que se desplazan en coches todo terreno o en motocicletas de trial para acceder más fácilmente a estos parajes, siempre suelen llevar una escopeta o una pistola con dardos cargados de sustancia sonmífera para dormir a los animales y poder apresarlos sin riesgo.

'Son muy difíciles de ver, y más de cazar, porque son pocos [la policía no cree que más de seis ejemplares] y se mueven por una zona muy amplia. Es una labor de muchas horas que requiere mucha paciencia', añaden otros agentes. 'No suelen atacar a la gente, salvo que se enfrenten a ellos', añaden.

En el último año han conseguido apresar a cuatro, que han sido trasladados a la perrera municipal. 'Creemos que se trata de perros abandonados que al verse sin dueño se han agrupado para sobrevivir y se han tenido que acostumbrar a un nuevo espacio desconocido hasta entonces', concluye otro policía.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

Sobre la firma

F. Javier Barroso
Es redactor de la sección de Madrid de EL PAÍS, a la que llegó en 1994. También ha colaborado en la SER y en Onda Madrid. Ha sido tertuliano en TVE, Telemadrid y Cuatro, entre otros medios. Licenciado en Periodismo por la Universidad Complutense de Madrid, está especializado en Sucesos y Tribunales. Además, es abogado y criminólogo.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_