Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'búho' llega a la puerta del bar

Transportes amplía la red de autobuses nocturnos y crea la línea N-25, que pasará por las zonas de 'marcha'

Del bar, a casa. A partir de octubre, los esfuerzos que tendrán que hacer los jóvenes para volver a casa después de la movida nocturna se limitarán a meter la mano en el bolsillo, sacar el billete de autobús o el abono de transportes, picarlo, y esperar sentados.

La Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes anunció ayer la creación de una nueva línea de autobuses nocturnos (búhos), que recorrerán las zonas de marcha de Madrid y recogerán a los jóvenes para dejarlos en sus casas (si viven en el centro) o en la plaza de Cibeles, desde donde podrán conectar con los restantes autobuses nocturnos que circulan por distintas zonas de la capital.

Estos autobuses circularán de forma continua en los horarios habituales, entre la medianoche y las seis de la madrugada. La nueva línea circular N-25 funcionará a partir del próximo mes de octubre durante las noches de los fines de semana.

Recorrerá los ejes de Recoletos, bulevares, Princesa, Gran Vía y Alcalá, conectando las zonas en las que hay mayor 'actividad nocturna', según fuentes de la Consejería de Transportes. Éstas son Cibeles, Colón, Alonso Martínez, Bilbao, Argüelles, Moncloa, Plaza de España, Callao y Red de San Luis. Los autobuses pasarán cada 10 ó 15 minutos.

Además, habrá un mayor número de búhos tradicionales, que llegarán a más lugares de los que sirven actualmente. Las líneas se ampliarán hasta zonas donde antes no pasaban, como Virgen del Cortijo, Las Cárcavas y la calle de Machupichu (Hortaleza), Tres Olivos y Santa Ana (Fuencarral) o Barrio Vilano (Villa de Vallecas).

Asímismo, se pondrán en marcha otras cuatro nuevas: la N-7, entre plaza de Cibeles y Vicálvaro, alcanzando el barrio de Bilbao y Nicolás Salmerón (Ciudad Lineal) y Las Rosas (San Blas), pasando por San Cipriano y Valderribas (Vicálvaro); la N-11, que dircurrirá por la plaza de Cibeles y Madrid Sur, atravesando el eje Méndez Álvaro y Entrevías; la N-12, que cubre la plaza de Cibeles-Los Rosales. Atenderá a los barrios de San Fermín, La Perla (Usera) y Los Rosales (Villaverde), utilizando el eje del paseo de Yeserías y el paseo de Santa María de la Cabeza, sirviendo a Atocha y a Legazpi, y la N-23, que pasa entre plaza de Cibeles y Arroyo del Fresno, dejando a los pasajeros por la Castellana, plaza de Castilla, avenida de Asturias y Herrera Oria.

Con la ampliación del servicio de búhos aumentará el número de autobuses nocturnos. Antes circulaban de noche 95 y ahora serán más de 110. La Consejería de Obras Públicas, Urbanismo y Transporte prevé que la demanda se incrementará de 33.000 a alrededor de 40.000 usuarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de septiembre de 2002