Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos trabajadores, heridos de gravedad al explotar un bidón de resina sintética

La empresa química de Mollet ya vivió otro accidente hace tres años

El goteo constante de accidentes laborales de este verano empieza a parecerse a un río sin fin. Tres trabajadores resultaron heridos ayer, dos de ellos de gravedad, al explotar un bidón de resina sintética que estaban manejando. La explosión, que originó además un incendio, ocurrió en una fábrica química de Mollet del Vallès que ya había sufrido un accidente similar hace tres años. La alcaldesa del municipio, Montserrat Tura, ha ordenado una investigación urgente.

La edil de Mollet avanzó que esta investigación 'tiene que determinar si el accidente ha sido fortuito o se ha producido alguna negligencia o temeridad', y advirtió que 'si las causas son imputables a la empresa o ha fallado el proceso de producción, el Ayuntamiento actuará con contundencia y pedirá responsabilidades'.

Dos de los tres operarios heridos sufrieron graves quemaduras ayer por la mañana mientras manipulaban un bidón que contenía 200 kilos de resina sintética que explotó. Tras la explosión, la misma empresa activó su plan de emergencia interior, por el que los propios trabajadores de la fábrica apagaron el fuego desatado por la explosión y que estuvo controlado en pocos minutos. Los dos operarios que estaban manipulando el bidón, Ramon G., vecino de Mollet, de 41 años, y Ramon G. G., de la misma edad, fueron evacuados en helicóptero al hospital de la Vall d'Hebron de Barcelona, dado que sus quemaduras eran de carácter grave. El tercer trabajador, Fernando C. R., que sufrió quemaduras leves al encontrarse más alejado, fue trasladado al hospital de Mollet y en la tarde de ayer fue dado de alta. Un cuarto trabajador, Francisco Javier P. B., de 30 años, vecino de Parets de Vallès, resultó intoxicado leve por inhalación de humos.

Los servicios técnicos municipales inspeccionarán la industria química Cray Valley, que estaba modificando el expediente ambiental para cambiar el nombre de la compañía. 'Hace unos tres años ya hubo otro accidente por causas externas a la producción, y esta empresa química fue requerida por el consistorio para que tomase medidas preventivas', recordó Tura. La alcaldesa, que calificó el accidente laboral de 'muy grave', quiso tranquilizar a los vecinos de la localidad asegurando que la explosión química no ha ocasionado 'ningún peligro ambiental, puesto que la cantidad de resina sintética era pequeña' y no existen indicios de que haya restos tóxicos en el aire.

La siniestralidad laboral está siendo especialmente grave en Cataluña durante este verano. 'Se nos están empezando a acabar los adjetivos', declaró el pasado viernes Carme Simarro, secretaria de seguridad laboral de UGT, quien anunció que junto con CC OO está estudiando convocar movilizaciones. 'La Generalitat nos dice que no tiene presupuesto, pero no entendemos que se pueda poner esta excusa cuando tanta gente está muriendo', aseveró Simarro, en referencia a las 19 muertes por accidente laboral registradas desde el pasado 15 de julio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de septiembre de 2002