Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un juez de EE UU embarga los bienes del ex director contable de Enron

Un juez de Houston ha ordenado embargar bienes por valor de varios millones de dólares pertenecientes a Andrew Fastow, ex director contable de Enron, y a su familia. La medida, adelantada ayer por el diario estadounidense The Washington Post, se enmarca dentro del proceso judicial contra el gigante energético Enron, que a finales del año pasado declaró la hasta entonces mayor bancarrota de la historia de Estados Unidos. Un complejo engranaje de fraudes permitió a esta empresa ocultar durante mucho tiempo su difícil situación financiera antes de la quiebra.

La decisión de precintar las cuentas se adoptó el pasado viernes después de que Peter Fastow, un hermano del ex directivo de Enron, intentase trasladar de una cuenta a otra varios millones de dólares. Antes de esta orden, cuyos detalles permanecen bajo secreto judicial, el Gobierno estadounidense se comprometió la semana pasada a intentar recuperar casi 20 millones de dólares (20,55 millones de euros) de Fastow y su familia.

El cerco a Fastow se produce tras la reciente declaración judicial de su número dos, Michael J. Kopper, que se declaró culpable del fraude de Enron y detalló el supuesto papel de Fastow en las maniobras financieras que llevaron al gigante energético a la quiebra. Kopper desgranó un presunto montaje de Fastow para crear cientos de empresas asociadas a Enron, en muchos casos asentadas en paraísos fiscales, y que servían para engrosar artificialmente las ganancias de la compañía.

Entre los bienes que pretende recuperar el Gobierno, figuran cuentas bancarias e inversiones bursátiles a nombre de Fastow y de su familia, así como una fundación benéfica controlada por ellos. Otra de las partidas de posible recuperación consiste en tres millones de dólares (3,08 millones de euros) propiedad de antiguos empleados de Enron que se beneficiaron de algunos negocios controvertidos de la empresa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de agosto de 2002