Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Campaña de alegaciones contra la ampliación del minitrasvase del Ebro

La prolongación de la obra acaba de salir a información pública

La prolongación del minitrasvase del Ebro hasta Barcelona, con el proyecto de conexión del Consorcio de Aguas de Tarragona y de Aguas del Ter y Llobregat que salió a información pública el pasado 5 de agosto, ha encendido la alarma entre los miembros de la Plataforma en Defensa del Ebro (PDE). La entidad considera que que el proyecto de unir las dos cuencas es el primer paso del Plan Hidrológico Nacional.

Los miembros de la Plataforma en Defensa del Ebro (PDE) han iniciado ya una campaña de recogida de alegaciones, 'porque si paramos esto, estamos convencidos de que lo paramos todo', según Manolo Tomás, uno de los portavoces de la organización antitrasvase. La Plataforma PDE ha tenido que iniciar la campaña de forma precipitada ante la publicación del proyecto 'en pleno mes de agosto, dentro de la estrategia de hechos consumados que aplican los gobiernos catalán y español', según dijo Tomás. Los opositores sólo tienen de plazo hasta el 5 de septiembre para presentar alegaciones.

La plataforma ha impreso 50.000 escritos de alegación destinados a ser presentados a título individual, tanto a personas de las comarcas del Ebro como de otros lugares, por lo que se han redactado en catalán, castellano, francés e inglés. Según el portavoz, cobran también mucha importancia las que se recojan en las cuencas catalanas receptoras del agua del Ebro. En las fiestas de Gràcia (Barcelona) se han recogido ya 3.000 alegaciones sólo durante el pasado fin de semana. La plataforma prevé solicitar también a ayuntamientos de zonas receptoras de agua un pronunciamiento en el que indiquen que no la necesitan. El alcalde de Barcelona, Joan Clos, que pronunciará el pregón de fiestas en Tortosa el próximo fin de semana, también será interpelado al respecto.

Otoño caliente

Tomás vaticina un 'otoño caliente' tras el anuncio de la conexión de las cuencas internas, que, juntamente con las prospecciones que se realizan en el canal Xerta-Sènia (por donde se detraería el agua hacia el sur), 'hacen que demos por comenzado el trasvase'.

Para el portavoz la urgencia de publicar en el DOGC la información pública del proyecto, 'obedece a que no están seguros de qué es lo que puede decidir la comisión de Medio Ambiente de la Unión Europea y pretenden iniciar las obras en las tierras del Ebro, donde más oposición hay, con una política de hechos consumados'.

El portavoz asegura, además, que las mediciones del precio del agua del PHN, según técnicos afines a la plataforma, se han realizado como si se tratara de un único trasvase del Ebro, 'cuando en realidad son dos: uno hacia Barcelona y otro hacia Valencia y Murcia, por lo que la media quedaría descompensada y encarecida hasta un precio inviable si se lograra paralizar el trasvase hacia Barcelona'.

Las alegaciones, que se presentarán ante la Agencia Catalana del Agua (ACA) subrayan que el trasvase es innecesario, que Ebro es un río frágil, con un caudal insuficiente y defienden la necesidad de fomentar una nueva cultura del agua.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de agosto de 2002