Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La cúpula de CiU decide hoy su voto en la Diputación Permanente del Congreso

Los máximos dirigentes de Convergència i Unió (CiU) tienen previsto hacer hoy un alto en sus vacaciones para acordar su posición ante la reunión de la Diputación Permanente del próximo lunes, en la que muy probablemente evitarán secundar la convocatoria del pleno extraordinario para instar a la ilegalización de Batasuna.

El presidente del grupo de CiU en el Congreso, Xavier Trias, ha estado en contacto telefónico con dirigentes del PP y el PSOE y ya les ha expresado la incomodidad de Convergència ante la pretensión de éstos tanto de reunir el Congreso en agosto como de utilizar la vía de la Cámara para instar a la ilegalización.

Trias visitará hoy las fiestas del barrio barcelonés de Gràcia en su papel de futuro candidato de CiU a la alcaldía de Barcelona, pero antes tiene previsto despachar con el presidente de la Generalitat, Jordi Pujol; con el conseller en cap, Artur Mas, y con el secretario general de la federación, Josep Antoni Duran.

Fuentes nacionalistas explican que los cuatro dirigentes ya han intercambiado sus análisis y son coincidentes: CiU apoyó la Ley de Partidos, pero no el punto que permite al Congreso iniciar el proceso; por tanto, ahora no tendría sentido votar a favor de convocar una sesión extraordinaria del Congreso.

La posición que acabe adoptando CiU en la Diputación Permanente no prefigura todavía el sentido final de su voto cuando se celebre el pleno, pero la cúpula de la federación mantiene su apuesta por la abstención. La semana que viene se reunirá la ejecutiva nacional de CiU para fijar el sentido del voto.

Equilibrios

La aprobación de la Ley de Partidos ya supuso en su día quebraderos de cabeza para CiU, atrapada entre la tradicional fidelidad al Gobierno en política antiterrorista, la dependencia de los votos del PP en el Parlamento de Cataluña y los lazos históricos de amistad con el Partido Nacionalista Vasco (PNV). El cóctel tuvo un resultado sorprendente: CiU votó tanto a favor de la enmienda a la totalidad del PNV como de la ley, una vez incorporadas la mayoría de enmiendas de CiU.

Ahora CiU trata igualmente de mantener los equilibrios y sus dirigentes han trasladado al PP y al PSOE su convencimiento de que el Congreso no es la mejor instancia para instar a ilegalizar a ningún partido por muchas evidencias que pueda haber de su conexión con ETA. Fuentes de CiU añaden que tanto populares como socialistas se muestran en privado comprensivos con la actitud de los nacionalistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 2002