Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un rayo mata a un hombre en Les Franqueses del Vallès

Un vecino de Granollers de 26 años, Joan Guillamon Puigdomènech, murió ayer en el acto al ser alcanzado por un rayo en Les Franqueses del Vallès (Vallès Oriental), una de las poblaciones más afectadas por las intensas lluvias que cayeron por la tarde en las comarcas de Barcelona.

La muerte se produjo sobre las 17.30 horas, cuando un grupo de cazadores al que pertenecía el fallecido se dirigía a su coche a causa de la lluvia, según informaron los Mossos d'Esquadra. Antes de llegar, la víctima cayó fulminada, junto a su padre y otro cazador en la zona de Can Aymerich, detrás de la iglesia de Llerona.

La fuerte tormenta acompañada de granizo afectó a las comarcas de Barcelona (Bages, Vallès Occidental, Vallès Oriental, Barcelonès y Maresme, en menor medida) y cayó por sorpresa tras una mañana soleada. La tormenta fue muy intensa, pero duró pocos minutos, por lo que no causó incidentes graves, aunque los bomberos tuvieron que actuar en varias ocasiones y causó problemas de tráfico en la red viaria.

Los Bomberos de la Generalitat tuvieron que efectuar una quincena de salidas en localidades del Bages y del Vallès Occidental por pequeñas inundaciones en aparcamientos y caída de árboles en la vía pública. Concretamente, actuaron en Sabadell, Viladecavalls, Manresa, Sant Llorenç Savall y Sant Salvador de Guardiola, donde cayeron unos 55 litros por metro cuadrado.

En la ciudad de Barcelona la tormenta se prolongó durante unos 10 minutos y los bomberos de Barcelona y la Guardia Urbana explicaron que no causó daños de importancia. En el barrio de Gràcia, la granizada causó algunos desperfectos en las calles que están engalanadas con motivo de su fiesta mayor, según informaron sus organizadores.

El Servicio Catalán de Tráfico (SCT) informó de que el aguacero y el granizo originaron problemas de circulación en algunos tramos de la red viaria catalana a causa de la piedra caída y a la mala visibilidad. El SCT agregó que al menos tres accidentes que no causaron heridos son atribuibles a la lluvia. El más destacable fue una colisión de cinco vehículos en la C-17, en Montcada i Reixac. Los otros dos ocurrieron en la C-17, en Aiguafreda, y en la C-32 en Vilassar de Mar.

La lluvia, el granizo y la visibilidad reducida tuvieron especial incidencia en la C-59, entre Castellterçol y Sant Quirze de Safaja; en la C-16, desde Terrassa hasta Viladecans; en la A-7 y en la B-30 en Sant Cugat del Vallès y en la C-58 de Terrassa a Montcada i Reixac.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de agosto de 2002