Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fase previa de la Liga de Campeones | FÚTBOL

El Barça debuta con una final

Louis van Gaal vuelve al Camp Nou sin apenas margen de error ante el Legia Varsovia

Vuelve Van Gaal; Rivaldo, campeón del mundo, está en el Milan; y queda la duda de si Riquelme, su teórico sustituto, estará o no sobre el césped. Bajo la presión de tantos cambios traumáticos en apenas dos meses, el Barça se presentará hoy en el Camp Nou (21.30 horas) con un partido elevado a la categoría de final ante el Legia de Varsovia en la ronda previa de la Liga de Campeones. La cita es vital para el Barça, que rehúye la posibilidad de quedar eliminado ante la crisis que una derrota desencadenaría, tanto desde la óptica del prestigio (debería jugar la UEFA), social (ahondaría la fractura entre la afición) como económica (dejar de ingresar las sumas por competir en la Champions).

Pese a disputarse en pleno mes de agosto, el partido será un barómetro para calibrar la reacción del Camp Nou ante la vuelta del técnico holandés, la apuesta más arriesgada, personal y definitiva del presidente Joan Gaspart, que no ha logrado ni un solo título desde que ganó las elecciones en 2000. Arrinconado contra las cuerdas tras haber fracasado con técnicos de la casa como Serra Ferrer y Rexach, Gaspart se ha jugado el todo o nada con la carta de Van Gaal, el técnico más económico del mercado (dejó a Holanda sin ir al Mundial) y cuya mejor defensa son los cuatro títulos que ganó en su primera etapa (1997-2000) en el Camp Nou (dos Ligas, una Copa y una Supercopa de Europa).

Tras echar a Rivaldo, el Barça se presentará con las únicas novedades de Mendieta, cedido este año por el Lazio, Enke, que llegó con la carta de libertad, y Riquelme, con un contrato que, como todos últimamente en el Barça, se pagará a plazos. La economía azulgrana no está para alegrías y hoy también estarán en juego los ingresos que podría lograr después por la primera fase de la Liga de Campeones, un máximo de 8 millones de euros; 4,3 más por la segunda liguilla; 5,8 si llegara a cuartos de final; 7,3 a semifinales, y 8,7 a la final. Es decir, hasta un total posible de 34,1. La junta sostiene que el club está blindado porque el contrato con TV-3 garantiza 15 (algo menos que alcanzar los cuartos) por jugar la UEFA. El Barcelona, semifinalista hace un año, ganó 52, 18 menos que el Madrid, el campeón.

Miradas al palco, al césped, a la grada. El Camp Nou escrutará hoy con lupa al nuevo proyecto de Van Gaal, que en unas semanas ha formado un equipo más sólido que el de Rexach, ahora colaborador del holandés. Otra cosa es que la afición acuda a la grada. 'Estamos en vacaciones, pero los socios saben que este es el partido más importante del año', dijo el técnico con tono recio. Y luego recurrió a la arrogancia cuando se le planteó si se sentía ante un examen. Nadie olvida que en 2000 fue despedido con una furibunda pañolada que arrastró a Josep Lluís Núñez, tras 21 años en el cargo. 'No me examino. Mirad mi currículo', dijo Van Gaal aludiendo a su palmarés en el Ajax y el Barça.

Quizá quiso impresionar, pero el holandés sabe que no tiene margen para el error y que el Camp Nou difícilmente le perdonará ni un solo fallo. Anoche, por ejemplo, descartó, a Bonano, portero titular hace un año y que encajó cuatro goles en el amistoso ante el Ajax (la plaza la disputan Enke y el canterano Víctor Valdés). Van Gaal ha suavizado su imagen, pero ha hecho casi todo lo que quería: despedir a Sergi, Abelardo, y sobre todo a Rivaldo, a quien culpa de haber reventado su primer proyecto. Queda la duda de si hoy se añorará la eficacia del zurdo, que hace un año marcó tres goles al Wisla Cracovia en la ronda previa (3-4 y 1-0 en el Camp Nou). Y queda una duda mayor: si alineará a Riquelme, la estrella que no deseaba y que ha tenido que aceptar.

La historia se repite: Van Gaal debuta en esta segunda época ante otro club báltico (entonces fue el Skonto de Riga) en una ronda previa. 'Son equipos difíciles. Ellos han empezado su Liga y están fuertes físicamente', avisó. Tiene algo a su favor: el Barça parece mejor armado que hace un año. Tampoco pierde las costumbres: compagina una capacidad goleadora envidiable y una defensa vulnerable.

Alineaciones:
Barcelona:
Valdés o Enke; Puyol, De Boer, Navarro; Mendieta, Xavi, Cocu, Motta; Saviola, Luis Enrique y Kluivert.
Legia: Stanew; Omelianczuk, Jozwiak, Dudek; Szala, Majewski, Vukovic, Magiera, Kielbowicz; Kucharski y Yahaya.

La jornada

AYER: Maccabi Haifa (Israel), 2; Sturm Graz (Austria), 0 (jugado en Sofia, Bulgaria). Genk (Bélgica), 2; Sparta Praga (Rep. Checa), 0. Feyenoord (Holanda), 1; Fenerbahce (Turquía), 0. Apoel (Chipre), 2; AEK Atenas (Grecia), 3. Boavista (Portugal), 0; Auxerre (Francia), 1.

HOY: Sporting Lisboa (Por.)-Inter (Italia), Milan (Ita.)-Slovan Liberec (R. Che.), Lokomotiv Moscú (Rusia)-Grazer (Aut.), Levski Sofia (Bulgaria)-Dinamo Kiev (Ucrania). Glasgow Celtic (Escocia)-Basilea (Suiza), Barcelona-Legia Varsovia (Polonia), Shakhtar Donetsk (Ucrania)-Brujas (Bél.), Rosenborg (Noruega)-Brondby (Dinamarca), Partizán Belgrado (Yugoslavia)-Bayern Múnich (Alemania) y Zalaegerszeg (Hungría)-Manchester United (Inglaterra).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002

Más información