Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los accidentes del verano elevan un 25% en lo que va de año la siniestralidad laboral

Los sindicatos aseguran que 7 de cada 10 empresas incumplen las normas de seguridad

Julio y agosto trágicos. Las últimas 14 muertes ocurridas durante estos meses por accidente de trabajo se reflejan en las estadísticas. El índice de bajas mortales en el escenario laboral se ha disparado ocho puntos en dos meses. Saltó del 17% registrado de enero a junio según el Departamento de Trabajo al 25% hasta agosto, según los sindicatos. UGT y CC OO atribuyen el aumento al incumplimiento de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y a la falta de controles.

De cada 10 empresas, 7 pasan por alto las normativas para prevenir accidentes, siempre de acuerdo con los datos ofrecidos ayer en conferencia de prensa por las centrales sindicales. Además, la cantidad de inspecciones en Cataluña es 27 veces inferior a la del resto de Europa. Resultado: cada tres días mueren dos trabajadores. Por tanto, los sindicatos reiteraron su reclamación a todas las administraciones para que 'apliquen un plan de choque ante la catastrófica cifra' de accidentes mortales de las últimas cuatro semanas.

'No queremos promesas, sino un compromiso económico', afirmó Simón Rosado, de CC OO, quien destacó que la Inspección de Trabajo pidió en 2001 más dinero para duplicar la cantidad de controles y le fue denegado por el Gobierno. En Cataluña hay un inspector por cada 27.000 trabajadores, proporción similar a la de toda España, cuando la media europea es de uno por cada 1.000, según UGT. Mejorar esta proporción será una de las exigencias que llevarán hoy los sindicatos a la 'reunión de urgencia' con el consejero catalán de Trabajo, Lluís Franco. Las centrales también solicitarán que la fiscalía actúe de oficio en los accidentes mortales.

Una sanción para 41 casos

Los sindicatos dudan, sin embargo, de la eficacia que pueda tener esta última propuesta. De los 41 casos que la fiscalía investigó en 2001, sólo uno acabó con una sanción, siete fueron archivados y el resto correspondían a empresas que ya habían desaparecido, indicó UGT. Carmen Simarro, dirigente de esta central, denunció que la 'volatilidad' de las subcontratas impide que las investigaciones lleguen a buen puerto. 'La mayoría son empresas virtuales. Cuando acaba el proceso, ya se han disuelto', explicó. Al escaso éxito judicial se suma la reducción de las denuncias sindicales. Las centrales decidieron disminuir su intervención puesto que cada actuación judicial les cuesta '6.000 euros'.

El consejero de Trabajo, Lluis Franco, adelantó ayer algunas medidas 'extraordinarias' que el Ejecutivo catalán pondrá en marcha con la finalidad de reducir la siniestralidad laboral, que se ha cobrado 14 vidas en las últimas cuatro semanas. Las obras de construcción del tren de alta velocidad, donde se produjeron tres muertes, están en la mira del Departamento de Trabajo.

Los controles periódicos que se venían realizando serán reemplazados por 'inspecciones continuas que abarcarán los tres turnos', prometió Franco. Además, Trabajo analizará si existe un convenio entre los sindicatos y las empresas constructoras. Esto último responde a una de las demandas de las centrales catalanas UGT y CC OO, que aseguran que no pueden 'ni controlar ni investigar' que se cumpla la normativa de Prevención de Riesgos Laborales debido a la ramificación de empresas sin representación sindical.

Los representantes de las centrales sindicales y el consejero de Trabajo cruzarán hoy sus propuestas en la reunión de urgencia programada a raíz de la escalada de siniestros laborales. Sin embargo, el gran ausente de la reunión será la patronal.

Otra de las medidas en carpeta que tiene Trabajo, y que hoy pondrá sobre la mesa de discusión con los sindicatos, es el aumento en 20 personas del cuerpo de inspectores, que actualmente cuenta con 107 funcionarios. También propondrá aumentar la plantilla de técnicos de Salud y Seguridad en el Trabajo, que dispone de 50 personas. Previo al encuentro, Franco se defendió del ataque sindical de los últimos días. 'Hemos aumentado en cerca de 1.000 inspecciones las actuaciones en el sector de la construcción y ya tenemos 31 programas de seguridad laboral', afirmó. Sin embargo, los sindicatos creen que esto no es suficiente e insisten en aplicar 'medidas más eficaces'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 14 de agosto de 2002