Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento abre el tramo de autopista entre Estepona y Guadiaro

El secretario de Estado de Infraestructuras, Benigno Blanco, inauguró ayer el tramo de la autopista de peaje de la Costa del Sol (A-7) entre Estepona (Málaga) y Guadiaro (Cádiz), que ha supuesto una inversión de 199.444.397 euros y cuya realización ha corrido a cargo de la empresa Autopista del Sol Concesionaria Española. La terminación de estos 22,3 kilómetros de vía permitirá superar dos importantes puntos negros de las carreteras de la Costa del Sol, como son las travesías de las localidades de San Pedro de Alcántara (Marbella) y Manilva.

La vía, cuya apertura se ha adelantado casi cinco meses sobre lo previsto inicialmente, absorberá unos 7.000 vehículos diarios, que hasta ayer se veían obligados a circular por la N-340, lo que proporcionará una mayor fluidez en el tráfico. Éste se vio algo mejorado ya con la introducción de doble carril de circulación en la carretera, que se abrió el pasado 31 de julio.

Hasta entonces, el tramo entre Estepona y Guadiaro constituía un cuello de botella donde se podía tardar hasta cinco horas en cubrir la distancia entre ambos municipios. A partir de ahora, el viaje entre Málaga y Algeciras se podrá realizar en una hora y media. La inauguración de este tramo significa también la conclusión de la prolongación de la autopista de la Costa del Sol hasta la provincia de Cádiz. Los trabajos del tramo Estepona-Guadiaro han durado dos años, y han incluido la construcción de tres enlaces, siete puentes y cuatro túneles.

En las últimas semanas la empresa concesionaria decidió fijar hasta 12 turnos de trabajo para acelerar la terminación de la autopista, y el número de operarios ha superado los 850. La marcha de la construcción ha sido tan forzada que la Inspección de Trabajo llegó a paralizar la obra después de que los sindicatos interpusieran una denuncia porque los empleados que trabajaban en la construcción de uno de los túneles llegaban a enfrentarse a temperaturas de más de 45 grados en el interior debido a que no se había instalado un sistema de ventilación adecuado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 13 de agosto de 2002