Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:AIRE LIBRE

Por bosques, crestas y glaciares

El Circuito de los 4 Refugios permite conocer lo mejor del parque natural Posets-Maladeta

Sólo durante el verano y parte del otoño, este territorio salvaje, en el corazón del Pirineo de Huesca, se deja transitar con seguridad. Cuatro días de marcha para recorrer uno de los ecosistemas de alta montaña más ricos de la Península.

El silbido de la marmota vigía retumba entre los riscos mientras los rebecos resoplan y trepan por laderas inverosímiles; en el bosque, los lirios, rododendros, gencianas y rosas pendulinas forman bellísimos jardines naturales al pie de los pinos negros; de cuando en cuando, un enorme tronco retorcido y seco recuerda una terrible noche de tormenta, y en los ibones, el agua destilada por los glaciares se embalsa formando lagunas que, en algunos casos, todavía están parcialmente heladas.

Parece un paisaje de cuento, pero es real; es, simplemente, el aspecto que en el ecuador del verano presenta el parque natural Posets-Maladeta, 33.267 hectáreas de terreno protegido en pleno Pirineo aragonés, dentro de los términos municipales de Benasque, Gistain, Montanuy, Sahún y San Juan de Plan. Uno de los ecosistemas de alta montaña más valiosos de la península Ibérica, coronado por el Aneto (3.404 metros de altitud), la cumbre más alta del Pirineo.

El llamado Circuito de los 4 Refugios, recién estrenado, permite recorrer en cuatro jornadas de caminata los más bellos rincones de este parque con la condición de ser buen andarín, llevar un equipo adecuado y proveerse de los mapas y de la información necesaria para seguir la ruta.

1ª ETAPA Espigantosa-refugio de Ángel Orús

Hasta el aparcamiento de Espigantosa, a seis kilómetros de Eriste, se puede llegar en coche. Desde allí, un sendero empinado remonta entre pinos el curso de la Aigüeta de Grist, un torrente de aguas bravas que en varios lugares forma llamativas cascadas. En el último tramo, el camino se empina para superar una fuerte pendiente sobre la que está emplazado el refugio, a 2.148 metros, justo en el límite superior del bosque.

1 hora y 30 minutos de marcha

El edificio actual fue inaugurado hace dos años y es el más cómodo y moderno del circuito. Hay habitaciones para seis personas con ducha y lavabo en su interior, taquillas para el equipo, un comedor amplio y una terraza con vistas fascinantes sobre el valle. Es punto de partida para atacar por su ruta más fácil el Posets (segunda cima del Pirineo) y otras 25 cumbres, la mayoría de más de 3.000 mil metros. No es necesario llevar saco de dormir: las mantas son gratuitas y se venden sábanas de papel al precio de 1,80 euros.

2ª ETAPA Ángel Orús-refugio de Viadós 5 horas de marcha

Siguiendo las marcas blancas y rojas sobre las piedras, se abandona el refugio ladera arriba en dirección al collado de Eriste y sin dejar el curso del torrente que baja por el barranco; ésta es la mejor indicación para no perderse, pues el camino principal, y más frecuentado, vira a la derecha rumbo al Posets. Pronto se llega al ibón de Llardaneta, en el fondo de una cuenca de aspecto lunar; se bordea el agua por la derecha y un poco más allá se emprende fuerte subida, sin sendero, hasta el Cuello de la Forqueta o de Eriste, 2.890 metros, el punto más elevado de toda la excursión.

En la bajada hacia el valle de Gistaín reaparecen las marcas blancas y rojas, que ya no nos abandonarán hasta el final de la etapa. Aun así, el descenso de los primeros 200 metros es fuerte, por laderas destrozadas por la erosión. Hacia los 2.500 se puede hacer un ligero desvío para ver uno de los ibones más grandes del parque, el de Millares.

Más abajo, el sendero se adentra en el bosque y una vegetación multicolor nos redime de tanta aridez. Aquí y allá, los macizos de flores alegran la vista y un manantial de aguas fuertemente ferruginosas nos invita a beber. Bordeando acantilados vertiginosos se llega a Viadós, en una de cuyas lomas está el refugio; comida casera y acogida hospitalaria del propietario, Joaquín, cuya familia levantó en 1953 el edificio. Una foto muestra aquel momento y cómo, curiosamente, el bosque estaba menos extendido que en la actualidad.

3ª ETAPA Viadós-refugio de Estós 5 horas de marcha

Ésta es, sin duda, la jornada más bonita. Mientras las piernas trabajan, los ojos no encuentran momento para el descanso. Primero, las bordas, construcciones tradicionales para guardar la hierba y el ganado, que aún se utilizan; después, laderas increíblemente verdes por donde el camino se desliza como una serpiente. Al otro lado del torrente, el bosque del Clot reúne buenos ejemplares de pinos negros, y enseguida la pleta de Añes Cruces, lugar de pastoreo y sitio adecuado para un tentempié antes de afrontar la subida al puerto de Gistaín.

Tampoco aquí vamos a aburrirnos; la marmota, el roedor más grande de la fauna ibérica, nos alegrará el camino con su silbido de alerta. Así se llega al puerto, tradicional lugar de paso de pastores, viajeros y contrabandistas; lo más probable, sin embargo, es que sólo encontremos sarrios, rebecos en la terminología vernácula.

El descenso hacia Estós nos introduce en uno de los valles más hermosos del Pirineo. Primero, a través de gigantescos canchales de piedra formados por la erosión del hielo y los desprendimientos; después, por praderas feraces y bosques de pino. El refugio, en un alto, es lugar magnífico para disfrutar del panorama. El guarda, Turmé, buen conocedor de la zona, puede asesorarnos sobre la ruta o sobre las ascensiones posibles: Gourgs Blancs, Clarabide, Perdiguero o Posets, entre otros picos.

ÚLTIMA ETAPA Estós-refugio de la Renclusa 9 horas de marcha

Para ir al último de los cuatro refugios, el de la Renclusa, al pie del glaciar y el pico Aneto, el circuito propone una ruta excesivamente larga y complicada a través del collado Ubago y el valle de Remuñe. Un palizón cuya mayor recompensa es la vista sobre los montes Malditos y el lago Blanco de Literola, parcialmente helado.

Para quien no esté muy entrenado, es mejor y más corto descender el valle de Estós, hasta la carretera que sube de Benasque, e ir en autobús o en taxi hasta La Besurta, a media hora del refugio por buen sendero. En Estós, un camino alternativo permite, empleando un poco más de tiempo, conocer los lagos de Batisielles y uno de los tres hayedos del parque.

El refugio de la Renclusa no está, por ahora, a la altura de los otros tres; la remodelación del viejo edificio, antiguamente propiedad del Centro Excursionista de Cataluña, está todavía en marcha. Sin embargo, permite acceder al mayor glaciar de los Pirineos, el de Aneto. El enorme campo de nieve y hielo eternos fue durante mucho tiempo el más temido de la cordillera después de que en 1824 un famoso guía, Barrau, cayera en una de sus grietas. Su cuerpo fue devuelto por el glaciar cien años más tarde. El equipo de aquel aventurero puede contemplarse hoy en un museo de la localidad francesa de Luchon.

GUÍA PRÁCTICA

Cómo ir - Llegar a Benasque (Huesca) en autocar o coche, y de allí tomar un autobús o un todoterreno para los pequeños desplazamientos. Transporte - Autobuses Pirineos 3000 (974 55 38 11). Salen diariamente de Benasque a las 4.30, 9.00 y 13.30 hasta La Besurta (a media hora de La Renclusa), y regresan a las 14.00, 18.30 y 21.30. Ida y vuelta, ocho euros por persona. - Todoterreno (Ángel; 608 93 04 50). De Benasque a Espigantosa, comienzo propuesto del circuito. Unos 45 euros por viaje para varias personas. Refugios - Ángel Orús (974 34 40 44), Viadós (974 50 61 63), Estós (974 55 14 83), La Renclusa (974 55 21 06). Habitaciones compartidas. Alojamiento con media pensión (desayuno y cena): 87,98 euros para no federados y 63,06 para federados. Conviene reservar. A tener en cuenta - Botas de media montaña, ropa impermeable y de abrigo, gorra, crema para el sol y recipientes para agua. Empezar a andar pronto (alrededor de las 8.00) para aprovechar el fresco de la mañana. En el refugio, confirmar la ruta con los responsables. Más información - Turismo en Benasque (974 55 12 89). - Oficina del parque natural en Huesca (974 23 06 35).

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 10 de agosto de 2002

Más información