Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GENTE

DETENGAN EL AVIÓN, VIBRADOR A BORDO

Los controles de seguridad aérea en Estados Unidos están provocando estragos. En Florida, la pasajera Renee Koutsouradis ha demandado a la aerolínea Delta por humillarla haciéndola sacar un vibrador de su maleta. Cuando el avión estaba listo para despegar, la tripulación la levantó de su asiento para que les explicara que és lo que se movía sin parar dentro de su equipaje. Ante sus evasivas repuestas, la hicieron bajar a la pista temiendo que se tratara de una bomba, y cuando finalmente abrió la bolsa y sacó su juguete sexual algunos empleados de Delta soltaron una enorme carcajada. Koutsouradis, de 36 años, aduce que la única razón para hacerla mostrar el vibrador más de un minuto a la vista de todos los pasajeros no era inspeccionarlo, sino avergonzarla. El incidente dice que le ha provovado 'graves daños psicológicos' por los que pide una indemnización de 15.000 dólares. La portavoz de Delta, Katie Connell, afirma que ellos estaban cumpliendo con su obligación. 'Si algo se mueve en una maleta, nuestro deber es investigar'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 29 de julio de 2002