Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSC anuncia un férreo control de las cuentas del Gobierno de CiU

Mas califica a los socialistas de 'desfasados' y 'faltos de ideas'

A partir de ahora, el PSC será escrupuloso en el control de las cuentas de la Generalitat. El trasvase de 48 millones de euros de los departamentos de Enseñanza y Sanidad al de Presidencia, según el PSC, ha encendido las luces de alarma en la formación socialista, que sospecha que CiU está dispuesta a hacer lo imposible desde el Gobierno para apoyar la elección de su candidato a la Generalitat, Artur Mas.

El PSC controlará hasta el milímetro las cuentas porque teme que si gana las próximas elecciones se puede encontrar con una Administración en situación de bancarrota. Ayer, el líder socialista y candidato a la presidencia, Pasqual Maragall, fue explícito: 'Nosotros no lo vamos a permitir. Miraremos con lupa todo lo que hagan de aquí hasta el final [de la legislatura]'.

La advertencia de Maragall se concretará este lunes en la reunión de la ejecutiva socialista. 'Hemos decidido', explicó gráficamente, 'que ahora nos vamos a dedicar no a prometer el cielo, sino a limpiar antes la tierra'.

Pasqual Maragall, que ayer se reunió con la militancia socialista de Cardona, aseguró que CiU 'quiere dejar el plato absolutamente limpio, que no quede nada, y esto no puede ser'. Puso en duda la forma de pagar las infraestructuras a través del denominado método alemán, que a grandes rasgos supone pagar las obras no a partir de su inicio de construcción, sino a partir de su finalización. 'El método alemán quiere decir que pague Maragall', sentenció.

El candidato socialista insistió en la denuncia contra Artur Mas y aseguró que los millones transferidos desde Enseñanza y Sanidad al Departamento de Presidencia se destinarán a 'alimentar las partidas de viajes, relaciones, ediciones, publicidad y propaganda' para fortalecer la figura de Artur Mas. Y consideró inadmisible que los cambios de partidas de un departamento a otro se hayan realizado 'por decreto'. 'Así', sentenció, 'sí se puede gobernar con un presupuesto prorrogado'.

Maragall se mostró molesto por el hecho de que el Gobierno catalán se reuniera el pasado lunes con la dirección de CiU en el Palau de la Generalitat, porque entiende que se debe diferenciar el Ejecutivo de los intereses de partido. 'No me gustaría que esto lo escuchasen mis nietos', explicó Maragall.

El conseller en cap, Artur Mas, que se encuentra en Costa de Marfil, afirmó que el PSC demuestra estar 'desfasado' y 'sin ideas de futuro' cuando le acusa de desviar partidas del presupuesto para su promoción como candidato, crítica que calificó de 'insólita' al estar hecha por 'un partido que se considera progresista'.

Mas justificó este cambio de capítulos presupuestarios aduciendo que las competencias de cooperación con el Tercer Mundo dependen ahora del Departamento de Presidencia y no de Gobernación. Además señaló que su departamento coordina todas las campañas institucionales del Gobierno, por lo que también ha recibido fondos de Enseñanza. 'Lamento mucho estas críticas porque son injustas y están desenfocadas. A los socialistas no les parece bien nada de lo que hago', agregó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de julio de 2002