Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

'El Barça es demasiado grande'

Riquelme, recibido con honores de gran figura, es presentado como nuevo jugador azulgrana

Abrumado por el recibimiento que le fue dispensado, exhausto por el viaje desde Buenos Aires y por la repleta agenda de su primer día en Barcelona y haciendo honor a la fama de tímido y reservado de la que venía precedido, Juan Román Riquelme fue objeto ayer del ritual que se oficia en el Barça cuando de una figura se trata. Largo tiempo pretendido por el club azulgrana, Riquelme estampó por fin la firma que le liga a la entidad para las cinco próximas temporadas. Fue poco después de ser recibido en el aeropuerto de El Prat con una pancarta que rezaba: 'Riquelme por fin, haznos campeones'. Muchas cámaras y periodistas aguardaron la llegada del centrocampista argentino, de 24 años, también más de un centenar de seguidores, algunos ataviados con la camiseta del Barcelona y otros, pertenecientes a la peña Maradona del Maresme luciendo el azul y amarillo de Boca Juniors.

Pese a las evidentes diferencias entre la llegada de uno y otro al Barça, también es cierto que al igual que Maradona cuando fue fichado por el Barça en 1982, Riquelme procede de Boca y de un entorno familiar humilde. Hasta el propio Louis van Gaal que, junto a Joan Gaspart, flanqueó al jugador argentino durante el acto de presentación, extrapoló la huella dejada por el Pelusa en su efímero paso por el club azulgrana. Dirigiéndose a su nuevo jugador, el entrenador holandés manifestó: 'Quizás tú recuerdas que Maradona no ganó mucho en el Barcelona', y mirando ya al resto del auditorio, agregó: 'Pero tanto yo como Riquelme queremos ganar mucho en el Barcelona y trabajaremos para lograrlo'.

A pesar de que se le dispensa trato de figura, Riquelme ha firmado una cláusula por la que puede ser cedido durante la próxima temporada, además de que el Barcelona se ha reservado la posibilidad de no adquirir todos sus derechos económicos hasta que a los seis millones de euros pagados no añada, en noviembre, otros cinco millones de euros. El contrato del jugador tiene una cláusula de rescisión de 40 millones de euros.

El jugador argentino agradeció el recibimiento que le dispensó la afición azulgrana. 'Nunca pensé que me tuvieran tanto cariño', dijo. 'Siempre mantuve la ilusión por jugar en un club grande y creo que me ha tocado uno demasiado grande. Espero no defraudar y salir campeón'. Sobre su juego más lento que el europeo, expuso: 'El fútbol es igual en todas partes'.

Cuando se le preguntó al jugador sobre su compatibilidad con Rivaldo, fue Louis van Gaal quien respondió. 'Espero que puedan jugar juntos, pero como entrenador tengo que cuidar el equilibrio del equipo'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 16 de julio de 2002