Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

'Para algo pedí que Riquelme pudiera cederse'

Van Gaal aprueba el fichaje 'por barato', pero quiere verle antes de decidir si sigue

En su primer día de trabajo con el grupo de jugadores que ya han concluido sus vacaciones, el técnico del Barcelona, Louis van Gaal, refrendó el fichaje del centrocampista argentino Juan Román Riquelme. Lo hizo, no obstante, con matices que suenan a trascendentes. El entrenador holandés se agarró a argumentos económicos para justificar una contratación que nunca estuvo en su lista de prioridades deportivas. 'No he querido perder la oportunidad de fichar a Riquelme porque es muy barato', expuso ayer Van Gaal cuando se le preguntó por la incorporación del argentino. Poco quiso aclarar, sin embargo, sobre el futuro que le deparará a Riquelme cuya calidad elogió constantemente. Pero sus manifestaciones apuntaron también en la dirección sugerida la víspera por el presidente Joan Gaspart, cuando anunció que, en su primera temporada, el centrocampista argentino podría ser cedido a otro club. 'Cabe la posibilidad de que Riquelme sea cedido; para algo pedí esa claúsula', señaló el entrenador. Y abundó: 'Su fichaje no era una prioridad y lo considero a medio y largo plazo'.

Van Gaal ya ha calibrado incluso la reacción que una posible cesión de Riquelme puede provocar en la afición: 'Como yo', apuntó, 'la gente está muy ilusionada con Riquelme, y yo saldría perdiendo cediéndolo, pero hay que tener en cuenta todos los aspectos. De momento, va a entrenarse conmigo, pero no jugó mucho en el último año y tengo que ver cómo está de forma. Hay que esperar'. Pese a todo, insistió: 'Cuando un jugador así sale por este precio, no se puede perder la oportunidad de ficharle. Estoy satisfecho. Importa su calidad'.

El técnico deberá elegir cuatro extracomunitarios entre cinco (Riquelme, Rivaldo, Saviola, Rochemback y Geovanni). El supuesto descarte de Gevoanni no está nada claro porque Van Gaal le señaló como el único jugador natural que tiene para actuar por la derecha. A Rochemback le avala la polivalencia. El pulso, consecuentemente, puede ser Riquelme-Rivaldo.

- Tres defensas. Si la contratación de Riquelme ha alterado la política de fichajes, no ha supuesto un cambio del dibujo. 'Vamos a empezar con un 3-4-1-2 o 3-4-3', señaló Van Gaal. No obstante, el técnico se impuso un compás de espera antes de transcribir a su libreta el planteamiento: 'Siempre he jugado en función de los jugadores. Cuando los vea, veremos la táctica a emplear'. Van Gaal evitó pronunciarse sobre si será posible ver en el mismo equipo a Riquelme y el trindente [Rivaldo, Kluivert y Saviola]. 'Hay que esperar a que se complete el plantel'.

- Prioridades. En su regreso, Van Gaal insistió en que había pedido tres fichajes: un portero, un jugador para jugar por la banda izquierda y otro por la derecha, 'y sólo se ha contratado a un meta [Enke] y nada más'. La llegada de Riquelme, además, ha obligado al entrenador a cambiar de plan. Van Gaal apuesta ahora por un centrocampista diestro -el preferido es Schneider- y confía en Cocu y Motta para cubrir el flanco izquierdo, 'porque tras ver el Mundial, creo que son de los mejores en este puesto'. Van Gaal enumeró a Cocu, Motta, Overmars y Rivaldo como futbolistas por la banda izquierda y, en contrapartida, citó sólo a Geovanni como volante derecho. 'Rochemback y Gabri también pueden actuar por la derecha, al igual que Overmars -se recupera de una operación de la rodilla- pero no es su puesto natural'.

- Rivaldo. Van Gaal fue claro sobre la continuidad del brasileño, cuyo contrato expira en 2003. 'Quiero que se quede en el Barça', dijo, 'pero si él quiere marcharse, será entonces cuando hablaremos. Por el momento no hay ningún aspecto que indique que pueda marcharse. Rivaldo ha dicho que quiere triunfar en el Barça y yo estoy encantando'.

- Porteros. Van Gaal considera que con la llegada de Enke -presentado ayer-, el portal está bien cubierto, pues confía igualmente en Bonano y Victor Valdés. No aseguró la titularidad a ninguno, aunque especificó que Enke y Bonano parten con ventaja por hacerse con el puesto respecto a Víctor Valdés, que jugará con el filial y se entrenará con el primer equipo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 11 de julio de 2002