_
_
_
_

Condenada a pagar 85.000 euros por vender un piso con aluminosis a sabiendas

Un juez de Barcelona ha concedido una indemnización de más de 85.000 euros a un matrimonio que compró un piso con aluminosis en el barrio del Besòs de Barcelona. La sentencia condena a la antigua propietaria del inmueble que vendió el piso a la pareja a que la indemnice porque conocía 'la problemática' del piso antes de proceder a la venta.

El titular del Juzgado de Primera Instancia número 38 de Barcelona señala en el fallo que 'resulta irrelevante que la Administración Pública financie el 85%' de las obras de rehabilitación en los pisos afectados por aluminosis. El piso, situado en la planta tercera de un inmueble de la calle de Palerm de Barcelona, tenía un valor inferior a la indemnización concedida, ya que el juez ha condenado a la vendedora a pagar los gastos de la compraventa, los intereses y, además, las costas del procedimiento.

A la hora de estipular la cantidad de dinero de indemnización, el juez señala que debe tenerse en cuenta que, aunque el matrimonio no aportó al litigio el montante de los gastos de la compra venta, 'es conocido que ascienden al 10% del valor de la compraventa'.

El matrimonio, Óscar F. D. y María José G. L., demandó a la vendedora y solicitó 'una acción rehabilitadora de la compraventa' que llevó a cabo en diciembre de 2000 al haberse detectado un 'vicio oculto cual era la aluminosis que afectaba al objeto de la compraventa'. Por su parte, la antigua propietaria se opuso a las peticiones del matrimonio y aseguró que 'desconocía' la existencia de la aluminosis cuando vendió el piso.

No obstante, la sentencia recoge también el testimonio del presidente de la asociación de vecinos del suroeste del Besòs, Narciso Jiménez Rojas, quien aseguró ante el juez que 'tenía conocimiento de la presencia de la aluminosis en la zona desde 1990'. Además, Jiménez declaró que asesoraba 'desde hacía tiempo' a las comunidades en las que 'estaba presente esta problemática en el cemento', por lo que el juez señala que los propietarios debían de estar al corriente de la situación del piso.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_