Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS EMPRESARIALES

Puleva Biotech afirma que el internauta que lanzó informaciones falsas no pertenece a su plantilla

Ebro Puleva negó ayer que la 'persona física' que investiga la Fiscalía Anticorrupción por la supuesta publicación de informaciones falsas en Internet para manipular el precio de las acciones de su filial Puleva Biotech tenga 'relación laboral o profesional' con ambas compañías.

En un comunicado enviado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la matriz de Puleva Biotech señaló que 'las informaciones que dicha persona ha manifestado en Internet en nada han influido en la cotización de nuestra participada'.

La compañía también ha expresado su intención de personarse en las actuaciones judiciales, en el caso de que la fiscalía detecte la comisión de un delito, para defender a la sociedad y a sus accionistas.

La CNMV remitió ayer a la Fiscalía Anticorrupción un informe para que determine si una persona pudo cometer un delito de manipulación de precios en las acciones de Puleva Biotech tras difundir 'informaciones falsas' por Internet.

El Consejo de Administración de Puleva Biotech se reune hoy para estudiar la denuncia presentada por la CNMV ante la fiscalía. Ayer, al cierre del mercado, Biotech ha cedido un 3,6%, hasta 3,74 euros.

Según publicó ayer El Boletín, la persona que provocó la subida del valor se denominaba en los chats de Internet como 'experto 35'. Con este seudónimo, una persona se hizo pasar por un directivo de Puleva Biotech.

Según esta publicación, ésta es la pista que seguirán la fiscalía y la propia compañía para intentar conseguir la verdadera identidad del internauta. Según fuentes de la CNMV, la persona actuó 'con malicia', ya que algunas de las informaciones difundidas coincidieron con la petición de patentes por parte de la compañía. Uno de estos movimientos fue anticipado en los foros por una persona que respondía a la denominación 'jazztel 15'.

La pena que establece el Código Penal por este delito va desde seis meses a dos años o multa de seis a 18 meses, 'a los que, difundiendo noticias falsas, intentaren alterar los precios'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002