Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crónica:

Celia Cruz pone ritmo al festival Mulabe

La cantante asegura: 'Nuestra música, si no es en español, no sabe igual'

Su única asignatura pendiente es un álbum recopilatorio de boleros inéditos

El escenario principal del Festival de Música Latina de Benicàssim (Mulabe), con capacidad para difundir los espectáculos a 80.000 watios de sonido y 200.000 de luz, acogerá hoy a la reina de la salsa, Celia Cruz, que ayer llegó a Castellón con toda su energía y dispuesta a contestar a todas las preguntas excepto a la de su edad. A sus casi 80 años, la cubana se presentó vestida de rojo y, cómo no, con unas manos de largas y cuadradas uñas al final de unos dedos asestados de enormes anillos. Aseguró no tener secreto para tanta vitalidad, aunque admitió: 'Me cuido y visito al médico'. Acompañada de su inseparable esposo, Celia Cruz llegó en limusina para hablar de su último trabajo, La negra tiene tumbao, que incluye un rap. Artísticamente, asegura que en su vida sólo le falta por hacer un álbum recopilatorio de boleros inéditos, mientras goza del auge de la música latina y recuerda como en los años 70, en España, sólo su amiga Lola Flores conseguía llenarle los locales en los que actuaba. Ahora, las cosas han cambiado y no siente la 'amenaza' de la música anglosajona. Además, piensa que 'nuestra música, si no es en español, no sabe igual' y demostró que su famoso ¡azúcar! 'en inglés, no sabe a nada', tal como dijo.

Ayer se inició la cuarta edición del Festival de Música Latina de Benicàssim que ofrece, además de música, una treintena de terrazas y establecimientos donde se puede degustar comida y bebida típicas de la cultura latina. En el mismo recinto se ha instalado también una carpa de baile o salsódromo, en la que se imparten talleres a cargo de Mambo Swingers y Stacey López, con clases de bachata y cha cha cha. El programa incluye sesiones de prestigiosos dj latinos y talleres de coctelería hacen que las previsiones de la organización sitúen en alrededor de 25.000 personas el número de asistentes, procedentes de todo el país y de otros como Italia, Noruega o Suiza, donde la cultura latina supone un fuerte atractivo. La música, el baile, la comida y la bebida, cuyo nexo en común es la latinidad, son los protagonistas de este evento.

Antes que Celia Cruz hoy actuará la castellonense Selena, que presentará su trabajo en solitario Nada volverá a ser igual, con pop y ritmos latinos. A continuación subirá al escenario la reina incontestable de la salsa. Sobre la medianoche empezará un concierto que durará alrededor de dos horas, en el que la cantante cubana presentará el repertorio de su último álbum, junto con los principales éxitos de una carrera que arrancó en los años cincuenta, todo ello contando con el respaldo de una orquesta de quince músicos. El sonero panameño Gabino Pampini, un músico muy próximo a la música cubana, será el encargado de cerrar la jornada programada por el Mulabe para hoy con la presentación de un álbum titulado Havana Nights.

Anoche, el Mulabe se inauguró en una jornada gratuita con la participación de la orquesta de Sandoval y La Muralla Latina, Parsax, Saoco Mix y Son Quimbao, según estaba previsto. La jornada de mañana tiene el aroma de la fusión flamencaque despide Ketama como cabeza de cartel y que complementa el grupo Maíta Vende Cá. Redondeará el programa de la última jornada en el Recinto de Conciertos de Benicàssim la banda Comparsa Cubana.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002