Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PP convertirá a Mayor en la estrella de las municipales

El ex ministro presentará el documento en una gran convención en plena sucesión de Aznar

La dirección del PP tiene todo programado para convertir a Jaime Mayor Oreja en su gran estrella del próximo curso político. El ex ministro del Interior y líder del PP vasco es el coordinador del programa base de las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2003, que darán el pistoletazo de salida a la sucesión de José María Aznar. Mayor ha mantenido tres reuniones secretas para esbozar ya ese programa, que se cerrará en otoño con seis foros sectoriales y que él presentará en enero en la primera gran convención anual del PP. El punto más atractivo de ese programa pretende implicar a todas las administraciones, central, autonómica y local, en el aumento de las ayudas fiscales a la familia.

Mayor Oreja ha convocado ya tres veces en el último mes y medio y con gran discreción a la comisión formada por la dirección nacional del PP para preparar las líneas maestras del programa marco que servirá de eje ante las elecciones municipales y autonómicas del 25 de mayo de 2003. Una de las citas duró dos días en El Escorial (en la sierra de Madrid) y las otras dos reuniones se celebraron en la sede central del PP. La última, el pasado martes.

Varios de los asistentes a este privilegiado y reducido grupo de trabajo han confirmado que Mayor está mucho más que entusiasmado con ese proyecto. Aunque públicamente ironiza con la escasa relevancia del cargo ante los rumores que le sitúan como uno de los delfines mejor colocados para la sucesión de Aznar, la realidad es que esa plataforma le servirá a Mayor para recuperar el protagonismo perdido a nivel nacional en un año clave para el futuro de ese partido. Y todo ello con el aval de Aznar y la cooperación total de Javier Arenas, el secretario general del PP.

Situación a la que no es ajena, según fuentes del PP, el inopinado malestar del ministro de Fomento, Francisco Álvarez Cascos, quien la semana pasada arremetió contra los métodos aplicados por Arenas para determinar, con la ayuda de encuestas populares, posibles candidatos para las municipales.

El ex ministro del Interior ha comentado a su entorno, incluso en esas reuniones, que quiere utilizar esos actos -las seis convenciones sectoriales del próximo otoño en las que se estructurará el documento y los foros específicos montados también para armar ideológicamente ese texto- para cerrar un buen programa y fijar la posición del PP sobre importantes cuestiones que no tienen una meta electoral tan precisa. Los ideólogos del PP están moviendo muchos papeles para sustentar su próximo programa electoral. Y Mayor no quiere desperdiciarlos.

El coordinador del próximo programa del PP está especialmente interesado, por ejemplo, en ahormar una postura uniforme de todo el partido en el anunciado Pacto Local, que determinará una nueva división de competencias y de financiación entre las comunidades autónomas y los municipios. También ha subrayado que quiere servirse de esa estructura para promover una línea clara de actuación ante el fenómeno de la inmigración.

El PP celebrará en otoño seis convenciones para detallar los capítulos principales del programa electoral. Una se centrará precisamente en la segunda descentralización y el Pacto Local, y otra en la inmigración.

Fuentes de la dirección nacional del PP muy relacionadas con la elaboración de este programa marco destacan, sin embargo, que el punto estrella del documento lo constituirá toda una serie de medidas de ayuda y apoyo a la familia.

Los cerebros grises del texto, por ejemplo, ya han avanzado bastante en el aspecto de los incentivos fiscales en la promovición de la familia. El PP quiere ampliar esos beneficios, en estos momentos radicados sobre todo en el estatal Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, a la capacidad normativa que se ha concedido ya en su nueva cesta de impuestos a las comunidades autónomas. Y pretende conceder más capacidad normativa de impuestos a los ayuntamientos y que éstos correspondan también con más descuentos y subvenciones a las familias por tener hijos.

El calendario de exposición de este programa municipal y autonómico beneficia claramente a Mayor, en principio destinado en el País Vasco precisamente hasta esos comicios por un compromiso político, ético, moral y personal con unos compañeros de partido tan dramáticamente castigados por el terrorismo de ETA. Pero que Mayor no ocupe ningún puesto más de relevancia en la política nacional en este año no quiere decir que no pueda sacar provecho a su tarea de coordinador del programa marco. El propio Cascos aventuró esta semana que esos comicios son tan importantes como unas primarias en el camino para 'condicionar' el futuro sucesor de Aznar.

El PP celebrará a finales del próximo enero, cinco meses antes de las elecciones locales, su primera gran convención nacional. Un órgano a estrenar y que se creó en su XIV congreso. En ese escenario, Mayor pronunciará un discurso que se prevé muy importante sobre el contenido del programa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 1 de julio de 2002