Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La basura invade el hospital Puerta de Hierro tras 10 días de huelga de limpieza

El paro no afecta a quirófanos y dormitorios, pero sí a los vestíbulos

Una espesa costra de suciedad empieza a cubrir el mármol del suelo de los vestíbulos, salas de espera y escaleras del hospital Puerta de Hierro. Y es que, desde hace 10 días, los 102 empleados del servicio de limpieza están en huelga indefinida. Los limpiadores reclaman a Amalis, la empresa que tiene la contrata del servicio, que aumente la plantilla y les suba el sueldo un 3%. La huelga no afecta a las habitaciones y salas médicas (consultas, UVI y quirófanos), que están siendo limpiadas por los servicios mínimos. Pese a ello, la suciedad era ayer tan evidente en el hospital que la dirección decidió solicitar al Imsalud que amplíe dichos mínimos. Presumiblemente, éste accederá hoy mismo a esa petición.

Los servicios mínimos que han funcionado estos 10 días han sido del 69% de la plantilla. Con ellos ha sido posible mantener en perfecto estado las habitaciones, quirófanos, consultas y otras dependencias donde los niveles de higiene deben ser muy estrictos. Pero en el resto del hospital (vestíbulo, pasillos, escaleras y salas de espera) la situación se ha deteriorado tanto que la gerencia decidió ayer intervenir en la huelga.

'Hemos pedido al Imsalud la ampliación de los servicios mínimos. Los controles sanitarios en todo el hospital han dado resultados dentro de lo aceptable, pero la situación en algunas dependencias, como el vestíbulo, empieza a ser preocupante', explicó el director médico del Puerta de Hierro, Javier Escalera. La ampliación de los servicios mínimos, según Escalera, entrará en vigor hoy.

El vestíbulo principal y los pasillos y escaleras cercanos estaban ayer inundados de montones de latas, papeles, bolsas de plástico y algún que otro útil médico. Las pilas de basura superaban el medio metro de altura. En las escaleras de acceso a la segunda y tercera planta los desperdicios también se acumulaban en los rincones, al igual que en las salas de espera.

La suciedad pegada al suelo permitía seguir el rastro de los lugares del hospital más frecuentados por las visitas. Así, una costra grisácea sobre el mármol mostraba la entrada y salida a los baños, el acceso a las máquinas expendedoras de refrescos y la puerta principal del hospital como los lugares que más trasiego soportan.

Pese a ello, el lugar más insalubre del hospital (y seguramente uno de los más sucios de todo Madrid) era el baño de caballeros de la planta baja. Cuatro dedos de altura de papel higiénico sucio y mojado ocultaban a primera hora de la tarde las baldosas del suelo, mientras que salpicaduras oscuras rompían el blanco de los azulejos en las paredes. El inodoro invitaba a no ser usado.

Reivindicaciones

Los 102 limpiadores del hospital Puerta de Hierro, sito en la calle de San Martín de Porres, empezaron una huelga el pasado día 18 con tres reivindicaciones. La primera es que la empresa, Amalis, amplíe la plantilla con dos o tres limpiadores más. 'En dos años, el hospital ha abierto 8.000 metros cuadrados de espacios que tenemos que limpiar, pero los trabajadores somos los mismos', explica una portavoz del comité de empresa.

La segunda reclamación es que Amalis pague a cada uno de los limpiadores 25 euros más al mes. Esta cifra supone casi un 3% más de los 790 euros netos que cobran mensualmente. Por último, los trabajadores reclaman a Amalis los casi 30.000 euros que les debe porque aún no ha aplicado el aumento salarial al que tienen derecho por la subida del IPC en 2001 (un 2,7%).

Mientras la basura se ha ido acumulando en el hospital, Amalis y el comité de empresa no han alcanzado un acuerdo. 'Amalis dice que no puede subir el sueldo de golpe porque se le desequilibran las cuentas. Nosotros accedimos a que el aumento se hiciera en tres años, pero ni así ha aceptado', asegura la portavoz del comité. EL PAÍS intentó ayer recabar la opinión de Amalis; en vano, pese a las repetidas llamadas y visitas al despacho que la empresa tiene en el propio hospital.

La dirección del Puerta de Hierro insiste en que ninguna área del hospital se ha visto afectada desde el punto de vista sanitario por la huelga. 'Hemos hecho análisis muy rigurosos que lo demuestran', sostiene un portavoz del centro, que añade: 'No se ha contratado a personal externo para limpiar porque, si lo hiciéramos, estaríamos vulnerando el derecho a la huelga de los trabajadores'.

Los ventiladores ganan al Mundial

Brasil y Turquía jugaron al mediodía de ayer una de las dos semifinales del Mundial de fútbol. Pese a ello, los electrodomésticos más cotizados en la segunda planta de la zona sur del hospital Puerta de Hierro no eran los televisores, sino los ventiladores. Y es que a la huelga de limpiadores se suma que el aire acondicionado lleva semanas sin funcionar todo lo bien que quisieran los pacientes. Durante la primera semana de junio, los enfermos ingresados en la UVI tuvieron que ser refrescados por sus familiares con abanicos y paños mojados. El hospital dijo entonces que la limpieza de las conducciones de aire había impedido encender la refrigeración a tiempo. Sin embargo, los pacientes ingresados en la segunda planta seguían ayer refrescándose a la antigua usanza: ventanas abiertas y ventiladores. Un enorme ventilador, con estética de los años setenta, rugía en la habitación de las camas 2.431 y 2.432. Sus ocupantes, dos personas mayores, permanecían postrados en sus camas mientras se abanicaban con unos simples papeles. No eran los únicos. 'Mi madre está ingresada desde hace dos semanas. Hay días que el aire funciona bien, pero otros el calor es insoportable. Yo le compré un ventilador ya al segundo día', se quejaba la hija de una enferma. Unos metros más allá, Antonio y Carlos, dos pacientes de unos setenta años, paseaban, vestidos con la bata azul del hospital, por uno de los pasillos de la segunda planta. 'Sí hace calor, sí', protestaba Carlos. 'A mí no me gusta el aire acondicionado, porque me hace coger resfriados. En muchos sitios lo ponen demasiado fuerte. Pero una cosa es eso y otra es que nos muramos de calor', continuó el hombre. El personal de enfermería, que es el que pasa más horas con los pacientes, da la razón a los enfermos: 'Mucha gente se queja y nosotros sólo les podemos aconsejar dos cosas: que se traigan un ventilador y que protesten en Atención al Paciente', comentó una sanitaria. El personal del Puerta de Hierro hace cábalas por el mal funcionamiento de la refrigeración: 'Para mí que se ha estropeado y sólo puede funcionar a medio gas. Y no lo arreglan porque debe de ser muy caro y no sale a cuenta ponerlo nuevo', aventuró esta enfermera. El hospital Puerta de Hierro estará en su ubicación actual, en la calle de San Martín de Porres, cuatro años más. En 2006 será trasladado a un nuevo solar en Majadahonda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de junio de 2002

Más información